Hoy es domingo 27 de mayo de 2018 y son las 02:00 hs. ULTIMOS TITULOS: Daniel Angelici: "Ningún presidente de un club quiere barrabravas" / Nacional de Clubes de Rugby: otro momento inolvidable en el eterno romance de Agustín Gosio y Newman / Facundo Campazzo, "el mayor ladrón" de la liga española y campeón de Europa, abre los playoffs contra Tenerife / Nacional de Clubes: con Hernán Senillosa como símbolo, Hindú cumple con su ritual / Se incendió una papelera en Esteban Echeverría pero aún no logran extinguir el fuego / Ramiro Moyano, la figura ante Sharks: "Los tries de Jaguares se dieron gracias al equipo" / Mundial Rusia 2018. Sergio Agüero, de aquel primer café con Jorge Sampaoli a los 12 minutos que le cambiaron la cara / Turismo Carretera: Tras el alza del dólar, en los equipos los números ya asustan / Roland Garros: La obsesión de Rafael Nadal va más allá de la tesorería / Cuánto se cobra por embarazo con la Asignación Universal / PGA Tour: Emiliano Grillo no pudo acelerar en Fort Worth, pero se mantiene segundo del líder Justin Rose / Nacional de Clubes. A la hora de la verdad se impuso Hindú, que venció a San Luis y accedió a la final / Champions League. Mohamed Salah y Egipto pasaron de las lágrimas a una luz de esperanza / Subte: los metrodelegados definirán el lunes cómo seguirán con su reclamo / Champions League. Loris Karius, el arquero que buscaba una revancha y quedará marcado para siempre por sus bloopers / Sorpresa en Tigre: el río amaneció teñido de rojo / Newman remontó con el corazón frente a Pucará y está en la final del Nacional / Champions League. El enigmático futuro de Cristiano Ronaldo: "Fue muy bonito estar en el Madrid" / Dua Lipa brilló en show previo a la final de la Champions League / Real Madrid-Liverpool, Champions League: los bloopers del arquero Karius y todos los goles de la gran final /
12 de febrero de 2018
Las personas inteligentes suelen ser más inseguras
Las personas inteligentes suelen ser más reflexivas, meticulosas, dubitativas e inseguras en su día a día.

Sin embargo, aquellos perfiles más arrogantes y caracterizados por la sobrevaloración personal son seguros por naturaleza porque no valoran las consecuencias de sus actos, ni miden el efecto de sus palabras. Aún más, tampoco les preocupa el daño que puedan hacer a segundas personas.

A menudo, suele decirse eso de que “no hay felicidad más profunda que aquella que procede de la ignorancia”. Seguramente todos estaremos de acuerdo en dicha idea, porque todos habremos dado en alguna ocasión con esa esencia tan característica de la estupidez humana donde se actúa con completa negligencia emocional y racional, sin ser consciente del efecto de ciertos comportamientos.

“La inteligencia de un individuo se mide por la cantidad de incertidumbres que es capaz de soportar”-Immanuel Kant-

 

No obstante, y a pesar de que la mayoría sabemos reconocer al “ignorante”, al que actúa con con marcado orgullo, con presuntuosidad y arrogancia, nos suele surgir una pregunta: ¿por qué siguen teniendo tanto poder en nuestros escenarios más comunes? Decía el historiador Carlo Maria Cipolla que a veces subestimamos la gran cantidad de estúpidos que hay en el mundo, pero a esta afirmación deberíamos añadir otra más… ¿Por qué la estupidez ha alcanzado cuotas tan elevadas de poder en nuestra sociedad?

Los psicólogos y sociólogos nos dicen que hay un aspecto curioso asociado a este tipo de perfil comportamental. Las personas más necias suelen mostrar una elevada seguridad, son más vehementes, más “ruidosas” y tienen la capacidad de influenciar a los demás por este tipo de rasgos.

Las personas inteligentes, por su parte, suelen caracterizarse por una marcada inseguridad, por una elevada latencia de respuesta, reflexión e incluso discreción personal. Todas estas dimensiones no crean impacto. Aún más, vivimos en un mundo donde la inseguridad sigue viéndose como una característica negativa.

Niñas dentro de bombillas

Las personas inteligentes suelen infravalorarse
Seguimos teniendo un concepto algo erróneo sobre las personas inteligentes y, en especial, de aquellos que presentan un cociente intelectual (CI) muy elevado. Los vemos como hombres y mujeres competentes, capaces de tomar siempre las decisiones más acertadas, o de ser altamente efectivos en sus tareas, responsabilidades y obligaciones cotidianas.


Sin embargo, hay un detalle que suele estar presente en muchas ocasiones: las personas inteligentes suelen sufrir ansiedad social. Rara vez se sienten completamente integrados en un contexto determinado: escuela, universidad, trabajo… Asimismo, tal y como nos explica el psiquiatra y doctor en neurociencia Dean Burnett, el perfil caracterizado por una elevada inteligencia suele infravalorarse de manera constante.

Es lo que se conoce como “síndrome del impostor“, un trastorno por el cual, la persona minimiza sus logros y capacidades personales hasta minar poco a poco su autoestima y auto-confianza. Obviamente no podemos generalizar, pues habrá personas con un alto CI que mostrarán una elevada seguridad y que habrán escalado la cima del éxito con aplomo, constancia y eficacia psicológica.

Sin embargo, el patrón antes citado suele ser muy común: la gente intelectualmente brillante suele tener una percepción más profunda de la realidad, una realidad que no siempre se le antoja fácil de asimilar, ni agradable ni aún menos confiable.

Ante un mundo complejo, lleno de contradicciones e impredecible, las personas inteligentes se auto-perciben como figuras “extrañas”, y ajenas a esos entornos. Así, y casi sin que se den cuenta, es común que acaben infravalorándose porque no se ven capaces de adaptarse a esas dinámicas sociales.

 

La respuesta sería “sí pero no”. La clave está en la mesura, en el equilibrio. Citando de nuevo al neurocientífico Dean Burnett, vale la pena hablar aquí de uno de sus libros más conocidos: “El cerebro idiota”. En él se nos explica que por lo general, la gente más ingenua o “estúpida” es la que suele mostrar mayor nivel de seguridad personal.

Son perfiles incapaces de reconocer cuándo algo está mal o de aplicar un pensamiento analítico y reflexivo para valorar, previamente, el efecto de ciertas decisiones, acciones o comentarios.

Gato sobre paraguas

Sin embargo, y aquí llega lo extraño y preocupante, “la personalidad idiota” suele tener mayor éxito social. Los directivos, altos funcionarios o políticos que muestran vehemencia, seguridad y firmeza en sus decisiones suelen aglutinar lo que muchos consideran como “capacidad de liderazgo“. Asumir esto es un auténtico peligro, porque a veces ponemos nuestro futuro en manos de personas incapaces de valorar las consecuencias de sus actos.



COMPARTIR:
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








El clima en Salta

8.9°C

Despejado

LA RADIO EN VIVO

 
 

El evangelio de hoy

 

La iglesia recuerda a San Felipe Neri, presbítero -Feria-Evangelio de hoy San Mateo(10,13-16) Jesùs dijo:«El que no acepte el Reino de Dios como un niño, no entrará en él.»

Resultado de imagen para imagenes evangelio El que no acepte el Reino de Dios como un niño, no entrará en él

 

 Luz para alumbrar a las naciones.¿Serías capaz de percibir en un niño pobre la luz para iluminar a las naciones?

 

TAPAS DE DIARIOS

 

 

 

 

 

 

HORÓSCOPO

 
Aries
ARIES (del 21 de marzo al 20 de abril)

Si no estás seguro de lo que vas a hacer, permítete unos momentos de meditación y así sabrás tomar la más acertada decisión. Tus extravagancias y tus delirios afectarán tus intereses sentimentales, pero tu pareja ya no volverá a darte otra oportunidad. Se obstaculizarán diálogos y proyectos laborales, en especial con socios. Si es posible, dilata inversiones y desplazamientos.Sugerencia: Una invitación a una fiesta original y misteriosa te sorprenderá. Buscar la vestimenta y los accesorios para estar radiante.

 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
24.36
25.16

 

RadiosNet