Miércoles 21 de Febrero de 2024

Hoy es Miércoles 21 de Febrero de 2024 y son las 18:09 -

26°

SALTA

ECONOMIA

3 de junio de 2014

Cada vez más usuarios argentinos usan “home banking”

Aunque existen algunas limitaciones que hacen que su crecimiento se haga más lento

La confianza en la seguridad de las transacciones bancarias y comerciales a través de Internet siempre fue un talón de Aquiles para el comercio electrónico, pero año tras año esa percepción es menor.
Así lo revela un informe privado, según el cual en 2014 el 62% de los encuestados piensa que la plataforma virtual es un medio seguro para realizar transacciones y el 75% de los usuarios utiliza el servicio de "home banking", un 6% más que en 2013. 
Además, se registra un aumento en las transferencias bancarias (72% en 2014 sobre 66% en 2013) y de los pagos en línea (84% actuales versus 80% el año pasado).
Los datos fueron difundido por CertiSur, compañía de suministro de soluciones para seguridad, almacenamiento y gestión de sistemas, a partir del Estudio sobre Seguridad en Internet: la visión de los usuarios (2014), que llevó adelante la consultora D'Alessio IROL.
Contexto
El estudio partió del siguiente contexto de usos de la Red en el país:
El 92% de los usuarios frecuentes de Internet se conecta todos los días.
El 33% de ellos permanece conectado 6 ó más hora por día.
Los individuos de entre 31 a 50 años son los que tienen más horas continuadas de conexión.
El 98% envía y recibe e-mails personales.
Para la consultora, se consolidan tres tendencias en el uso de Internet:
La conexión desde dispositivos móviles.
La comunicación por redes sociales.
Las operaciones financieras.
Los dispositivos móviles (celulares y tabletas) continúan ganando espacio en el uso habitual de los internautas: 51% se conecta a Internet a través de estos equipos versus 38% que lo hacía en el 2013.
Otras conclusiones más significativas del estudio, al que tuvo acceso iProfesional, se pueden resumir en los siguientes ítems:
Se muestra consolidada la tendencia en el uso de Internet en la comunicación por redes sociales y en operaciones financieras.
Las redes sociales se utilizan fuertemente pero hay conciencia en los usuarios de su bajo umbral de seguridad.
Se incrementó el uso de dispositivos móviles: el "smartphone" continúa ganando espacio.
Los usuarios no visualizan riesgo en el uso de Internet a través de celulares. Sus mayores temores están asociados en la pérdida ó robo en la calle.
El 70% de las personas consultadas mencionó alguna experiencia negativa propia ó de algún conocido al navegar por la Red.
Los principales temores están asociados al uso indebido de datos personales.
Al respecto, los mayores miedos de los internautas relacionados a la seguridad en Internet residen en los siguientes delitos:
Robo de identidad.
Sustracción de contraseñas.
Fraudes electrónicos.
Virus.
Hurto de datos de tarjetas de crédito.
Robo de claves de acceso.
Software espía. 
Sin embargo, sigue creciendo la percepción de Internet como un medio fiable de comunicación (73% en el 2014 lo considera seguro o muy seguro sobre 68% en 2013).
Banca electrónica
El estudio desarrollado para CertiSur revela que tres cuartas partes de los usuarios conectados están operando a través de "home banking" y que el crecimiento en la utilización de la herramienta se ve afectado por el temor al robo de contraseñas, deficiencia en la atención de reclamos por operaciones en línea, y complejidad en los sistemas disponibles.
"Para reducir los ataques, algunas entidades bancarias establecieron niveles de seguridad adicionales al usuario y contraseña. Entre las metodologías más utilizadas están (ya desde hace varios años) las tarjetas de coordenadas que están llegando al fin de su madurez tecnológica", explicó Norberto Marinelli, CEO de CertiSur.

Y agregó: "Otras medidas acertadas son los certificados digitales que permiten la firma de transacciones logrando la mayor seguridad disponible en del mercado y los mecanismos de generación de claves de único uso (OTP) a través de un dispositivo de hardware o desde el celular".
Comercio electrónico
El estudio registra un incremento de los usuarios que operan en comercio electrónico: comparado con la muestra de 2013 (79%), en 2014 aumentó un 5% la cantidad de compradores en línea (84%). 
Además, sólo dos de cada diez personas no tienen los medios de pago requeridos por los sitios de "e-commerce" para realizar compras en línea.
¿Por qué no compran por Internet? "Si bien los factores para no comprar ‘online' están disminuyendo, el principal temor para no hacerlo está referido a la falta de seguridad que perciben de Internet en general y el miedo a una mala administración de los datos personales", respondieron desde la consultora a cargo del informe.
Las empresas que poseen plataformas de transacciones online deben garantizar la seguridad de los datos de sus usuarios. 
Las medidas de seguridad más efectivas que se pueden adoptar, según Certisur, son:
Soluciones de autenticación robusta.
Autenticación de "tokens", sistemas que generan claves de acceso aleatorias de cualquier formato y proveedor.
Autenticación basada en riesgo integrada a la solución.
Integración simplificada, con soporte a las más populares aplicaciones corporativas como redes privadas virtuales (VPN), Webmail, Citrix, Windows logon, SSOs, integración con aplicaciones web por APIs Webservices.
FODA
Nora D'Alessio, de la consultora a cargo del estudio, trazó el siguiente análisis FODA de las transacciones virtuales en la Argentina:
Entre las fortalezas señaló el "amplio uso funcional de Internet, que corta los distintos segmentos socioeconómicos. Los usuarios lo adaptaron a sus equipos móviles. Aumenta la cultura y las operaciones que involucran dinero" en la Red. 
"Es un medio de intercambio de comunicación e información segura en un clima de inseguridad", agregó antes de destacar la "expansión de la Web para compras y funcionalidades asociadas al dinero".
Las debilidades son varias: aún dos de cada 10 usuarios declara que el sistema de compra "online" le resulta "poco claro". 
También hay una menor confianza en las operaciones realizadas en línea por mujeres y niveles medios, y una "actitud de precaución ante las operaciones que impliquen intercambio de dinero". 
Subsiste, además, "temor a los virus y mal uso de datos personales", y se mantiene en los usuarios "una serie de riesgos que suponen puede tener navegar por la Web".
Entre las amenazas, la consultora destacó el temor a dejar datos personales por el mal uso que pueden darle a los mismos; y la "sensación de desprotección ante problemas u errores propios o del comercio/entidad con la que se opera". 
También señaló como límite al "e-banking", el "amesetamiento de la base de bancarizados", y los peligros en la conexión con sitios de remates y redes sociales. Y las mujeres "presentarían mayor nivel de vulnerabilidad ante riesgos por seguridad en Internet.
Las oportunidades que pueden aprovechar los jugadores del mercado son las siguientes, según D'Alessio:
Se mantiene una amplia difusión de las redes sociales.
Continúa creciendo la base de potenciales consumidores por Internet, en forma conjunta con la penetración de los medios de pago más cómodos para la transacción en línea.
Internet facilita entretenimiento con menor costo.
Los riesgos supuestos superan a lo que reconocen que sucede en la realidad.
Conocer la presencia concreta de herramientas de control de la seguridad en la web incidiría en el crecimiento de transacciones y el manejo de información sensible.
Tareas para la oficina
D'Alessio recomendó a los actores bancarios y del comercio electrónico trabajar sobre las siguientes ideas:
Posicionar a Internet como un medio seguro para las operaciones en línea.
Remarcar la incidencia de las herramientas de seguridad en la amplitud de funciones de la Red. 
Continuar con la capacitación didáctica en el uso en línea.
Trabajar con los comercios y entidades financieras en la mejora de la contención y eficiencia de sus respuestas a los problemas de los usuarios. Fuente:FM Fleming



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!