Lunes 26 de Febrero de 2024

Hoy es Lunes 26 de Febrero de 2024 y son las 18:23 -

22.9°

SALTA

NACIONALES

16 de septiembre de 2014

Deuda externa: Con lo que se paga de interés, se puede construir un hospital por día

Así lo dijo el licenciado Héctor Giuliano, experto en deuda externa. Argentina paga unos 32 millones de dólares diarios de interés de la deuda externa. En Argentina, un hospital cuesta entre 28 y 30 millones.

Si no se pagaran los intereses de la deuda, en el país se podría construir un hospital por día y sobraría plata. Esa es la relación que hizo el licenciado Héctor Giuliano, uno de los expertos más importantes sobre el tema del endeudamiento de nuestro país.

Giuliano visitó los estudios de Canal 2 y en el programa Sobremesa hizo un extenso y detallado informe de lo que es, lo que significa y cuesta a la Argentina pagar la deuda que se viene arrastrando desde la época del proceso militar.

Entre muchos números, en síntesis dejó estos conceptos para tener en cuenta: “La Argentina tiene una deuda altísima, impagable”; “Hoy se deben

214 mil millones de dólares”; “Toda deuda se paga con nueva deuda”; El 64% del Fondo de Garantía de sustentabilidad del ANSES, está prestado al

Estado”; “La Argentina  está en default, porque se vive pagando deuda con deuda”; “Este año por presupuesto la deuda va a aumentar 13 mil millones de dólares”; “Estamos bajo un círculo vicioso de endeudamiento perpetuo”; “La

Argentina tiene que blanquear su default”; “El default, no es una mala palabra, es un punto de partida”.

- ¿Cuál es la deuda externa que tiene que pagar la Argentina?

“En realidad el problema es la deuda pública, no solamente la deuda externa. La gente confunde normalmente, pero lo que pesa es la deuda externa, entendida como la deuda que se debe al exterior. Pero el problema es la deuda pública, porque hoy en día tiene la Argentina una deuda altísima, impagable, porque el 60% de la deuda está contraída con el propio Estado, con lo cual hay características muy peculiares que explicar”.

- En números ¿qué significa esa deuda?

“Vamos a ver los números; la cifra oficial de deuda, a fin del año pasado que es la última data a publicitada por el Ministerio de Economía, dice que la Argentina debe hoy 214 mil millones de dólares. Se expresa en dólares pero no toda la deuda está en moneda extranjera, el 40% está en pesos y el 60% en moneda extranjera. Pero el 60% de esa deuda está contraída con el propio Estado, que significa que la actual administración fundamentalmente ha ido pagando y sigue pagando privilegiadamente la deuda con terceros, acreedores individuales, privados y organismo multilaterales de créditos. Pero toda la deuda se paga con nueva deuda, no hay cancelación  neta de los compromisos. Quiere decir que lo que se paga a un tercero, se lo paga sacando dinero de organismos del Estado, fundamentalmente ANSES, Banco Central y Banco Nación Argentina”.

- ¿Se paga la deuda con prestamos internos?

“Para que la gente tenga una idea, el 64% del Fondo de Garantía de sustentabilidad del ANSES, cuya finalidad es sostener el sistema previsional, está prestado al Estado. El estado no tiene capacidad de repago demostrada para poder devolver esa plata a los jubilados.

El Estado está refinanciando deuda en forma permanente y lo mismo sucede con el Banco Central. El Tesoro le debe al Banco Central, el equivalente a

70 mil millones de dólares. Es impagable; ese dinero no se va a poder pagar nunca, entonces hemos comprometido la descapitalización del Banco Central; está fuertemente comprometido el desfinanciamiento del sistema previsional.

El Banco Nación Argentina, cuya finalidad es dar préstamos productivos al sector privado, la mitad de la cartera de crédito está prestada al Estado.

Todo eso se hace para sostener el pago de la deuda pública. Esto es lo que yo estudio, trato de manejarlo con la mayor objetividad, no quiero hacer política, pero el problema de fondo es que la deuda pública es  un condicionante total y absoluto de todo lo que pasa en la Argentina en materia financiera, económica y política”.

- ¿Argentina está en default?

“Lo que estamos viendo en estos días es solamente un capítulo dentro de esa tragedia, el tema de los holding que específicamente actúa como detonante.

Pero independientemente de los problemas de los holdings, la Argentina está en default, cuya palabra significa incumplimiento y es sinónimo de cesación de pagos. Un deudor está en cesación de pago cuando no pude cumplir con su obligación y vive pagando deuda con deuda. Hasta el último centavo de capital de la deuda que se vence, se paga con nueva deuda. Ejemplo, de esos 214 mil millones de dólares de capital que se le vence al país, unos 40 mil millones por año. Este año por presupuesto se le vencen 44 mil millones de capital. Íntegramente esa deuda que se refinancia, es decir se rescata deuda vieja y se emite deuda nueva. Además el Estado toma nueva deuda de tal manera que mientras el discurso oficial es que el país se está desendeudando, la realidad es que sigue la deuda”.

- ¿Ese es el capital y los intereses cómo se paga?

“Este año por presupuesto la deuda va a aumentar 13 mil millones de dólares, el año pasado debería haber aumentado 12 mil millones; en el año 2012 aumentó 19 mil millones de dólares, estas cifras son tomadas del Ministerio de Economía. Sucede que aquí hay un manejo engañoso de la opinión pública, porque se dice ´él países se está desendeudando, con terceros, se está pagando privilegiadamente deuda con organismos internacionales, se comenzó con el Fondo Monetario, los 9.500 millones que se pagaron en el 2006; siguió con el Banco Mundial, el BID, a ellos se le cumple religiosamente; continuó con la deuda con acreedores privados´, pero ocurre que a esa deuda se la paga con deuda que queda pendiente de pago de la Tesorería. O la Argentina encontró la piedra filosofal, o estamos hipotecando el financiamiento del Estado. Esto es lo que yo digo, la pregunta del millón, es quién, cómo y cuándo le va a devolver la plata al ANSES, al Banco Central, al Banco Nación, mientras el país sigue embarcado en endeudamiento y cumpliendo una hoja de ruta”.

- ¿Cuál es el proyecto para pagar entonces la deuda?

“Cuando asume Boudou en el 2008 como Ministro de Economía, plantea una hoja de ruta, y consistía en que la Argentina iba a normalizar su situación, arreglando de alguna manera la cuestión de los bonistas que no entraron en el canje, y arreglando la deuda con el Club de Paris. Cumplidos esos dos requisitos la Argentina podía volver al mercado Internacional de Capitales, que en buen romance significa volver a endeudarse. Entonces estamos bajo un círculo vicioso de endeudamiento perpetuo. La deuda pública sin re-capacidad de repago es un problema financiero insoluble. De alguna manera en algún momento, alguien tiene que blanquear la situación, lo que yo llamo blanquear la cesación de pago, para barajar y dar de nuevo”.

- ¿Esta es la oportunidad para ese sinceramiento?

“Esta es la oportunidad para hacerlo, pero el Gobierno parece estar embarcado en la línea contraria. El fallo del Juez Griesa ha puesto entre la espada y la pared al Gobierno. En el año 2005, después de cuatro años de no pagar deuda, desde que el presidente Rodríguez Saa blanquea el default, en diciembre del 2001, hasta diciembre del 2005, la Argentina no paga básicamente deuda y es el periodo que creció más la Argentina.

Empíricamente los años en que no se pagó deuda, son los años en que la Argentina recuperó el crecimiento. Después del arreglo del mega canje  Kirchner-Lavagna, en el 2005, la Argentina retoma los pagos y se hacen crecientes  y a los dos años no se podía pagar. Por eso el gobierno empieza a tomar reservas del Banco Central para pagar; empieza a tomar dinero del ANSES, de los jubilados, de cuanta repartición pública existe y así llegamos al actual estado. El 60% de la deuda pública está en manos del propio Estado. O es la piedra filosofal donde yo arreglé todos mis problemas, o es la hipoteca para el financiamiento estructural del Estado. Señores, vuelvan al mercado de capitales, sobran capitales financieros en el mundo, vuelvan para endeudarse a una tasa más barata, que no interesa que no paguen el capital, se lo refinanciamos mientras ustedes pagan los intereses”.

- ¿Los candidatos actuales a presidente, cualquiera sea, van hacia esa dirección?

“Fundamentalmente la clase política, con perspectivas electorales, está embarcada  en lo mismo. El discurso de fuerzas políticas como el PRO o el radicalismo está en estas actitudes. La deuda es un condicionante total, no es un hecho aislado, algo que nos pasó una vez y como se dice vulgarmente, hay que bancársela o soportar las consecuencias. La deuda es un sistema que se retroalimenta sobre la base de un endeudamiento perpetuo. Si a mí un funcionario viene y me dice, yo tomo esta deuda y la capacidad de repago que respalda esta obligación la tengo, es una cosa. Pero si un funcionario, firma sistemáticamente deudas que no se pueden pagar, esa deuda está condenada irreversiblemente a ser financiada, por lo cual se transforma en una deuda perpetua. Esta es la trampa del endeudamiento”.

- ¿Sobre los costos que va a generar en la sociedad, pagamos o no pagamos la deuda o hay un camino intermedio que alivie esta mochila?

“Es mi opinión personal, el tema es que la Argentina tiene que blanquear su default, y no fingir que estamos pagando, que podemos pagar, cuando el país no tiene ni superávit fiscal, porque tiene déficit fiscal creciente, y ese déficit fiscal lo cubre con más deuda.

- ¿La emisión es una forma que tiene el Estado para aguantar su déficit?

“Efectivamente, la emisión a su vez se cubre con deuda, porque la deuda que no toma la Tesorería, la está tomando el Banco Central y paga un 28% de interés. Esta deuda de la cual hablábamos, los 214 mil millones, es solamente deuda en cabeza del Estado central, no están provincias, municipios, organismos del Estado, o empresas del Estado. El tema en cuestión que se le plantea al Gobierno es que la administración vive refinanciando deuda por capital, agregando más deuda y lo que sí se paga son los intereses. Los intereses son unos 12 mil millones de dólares por año. No confundamos con los vencimientos de capital y de intereses porque íntegramente todo lo que se vence de capital, se refinancia y se toma más deuda. Esto está tomado, en cambio los intereses, prácticamente se pagan cash; eso sí se paga.

- ¿Quiere decir que el negocio del prestamista del Estado, está en los intereses, no en el capital?

“Capitales financieros sobran en el mundo, el problema que tienen los países, no es que necesiten endeudarse, es que le imponen endeudarse. Ahora el discurso está nuevamente en la palestra, ‘señores hay capitales sobrantes en el mundo, baja tasa de interés, tomen deuda que nosotros le refinanciamos’, como en los viejos tiempos de la década menemista, de la época del proceso. Pero el tema de los intereses es lo que realmente cuenta; la Argentina paga unos 12 mil millones de dólares de intereses por año. Para que tengan una idea, porque estamos hablando de miles y miles de millones de dólares por año, son casi 33.4 millones de dólares por día de intereses.  El programa de inversión en hospitales del bicentenario, que por lo menos está en la provincia de Buenos Aires, implica que la construcción de un hospital tenga un costo de 200 millones de pesos, un equivalente a 25 o 28 millones de dólares. Quiere decir que con lo que pagamos un día de interés, nos sobra plata construir un hospital diario. Esto es un millón cuatrocientos dólares por hora que pasa por nuestras vidas, que como en un reloj de taxis, se nos está cayendo la tarifa. El negocio está en los intereses; el préstamo en los países, descansa en un reciclado permanente de la deuda por capital, incorporación de nueva deuda y pago de intereses. Esto de alguna manera se tiene que cortar y para ello, nuestro país tiene que blanquear su default. No es una herejía, significa reconocer una situación de hecho, como le tocó hacer al presidente Rodríguez Saa para barajar y dar de nuevo”.

¿En el contexto actual que es default?

“El default no es una mala palabra, ni es un punto de llegada, es un punto de partida, esto significa un blanqueo de situación. Lo que está confundiendo la opinión pública es que tanto el Gobierno como la clase política, están insistiendo con que el país tiene que pagar, cuando en realidad el país no puede pagar. En consecuencia lo que debería hacerse es primero, blanquear el default; en segundo término quitar la deuda, ya que el cúmulo de irregularidades de arrastre y el proyecto que acaba de ser firmado y aprobado en el Senado, contempla por primera vez la creación de una Comisión investigadora de la deuda. Hemos pasado a un punto muy importante”.

- Perón decía si vos no quieres hacer nada, crea una comisión. ¿Se aplica para este caso?

 “Esa es una reserva que yo también tengo, porque un gobierno en las postrimerías de su gestión crea una comisión con términos muy amplios, que tiene que ser integrada. La contradicción que veo en este capítulo de la ley que se agregó en el Senado y no venía en el proyecto original, es que parece ser una carta de captación para que se vote por primera vez una comisión investigadora. Pero está incompleto, porque si tomo esta decisión, debería suspender los pagos porque si voy a investigar la deuda, no tiene sentido que simultáneamente esté acelerando los mecanismos de pago. Por lo cual, sinceramente tengo desconfianza sobre este punto”.

¿Cómo afecta o beneficia a la Argentina cambiar el domicilio de cobro?

“El domicilio de cobro toca solamente a un capítulo del endeudamiento, que son los bonistas que no entraron en el mega canje Kirchner-Lavagna del 2005 y abierto en el 2010. La causa que se perdió en Estados Unidos y que tiene validez, este proyecto de ley no lo resuelve, porque se establece la forma en que se va a pagar a los bonistas que entraron en el canje; pero los que hicieron juicio y ganaron como en este caso testigo, el proyecto de ley no lo resuelve y en principio la Argentina lo tiene que pagar porque reconoció la prórroga de jurisdicción en las tres instancias judiciales contrarias y ahora tiene que afrontar las consecuencias. Si se suma la avalancha de juicios de los holdouts que vienen detrás de estos casos testigos, se estima que entre 20 y 30 mil millones de dólares van a tener que ser blanqueados de esa manera para pagar por la Argentina”

Fuente: Canal 2 de San Salvador de Jujuy



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!