Sábado 21 de Mayo de 2022

Hoy es Sábado 21 de Mayo de 2022 y son las 23:05 - California: Congregación afectada por tiroteo agradece apoyo / Detienen a líder universitario de Bolivia que estudia desde hace 33 años / Destituido el brasileño Leonardo como director deportivo del PSG / Resultados del Loto Plus Tradicional de hoy, 21 de mayo / Fuerza Aérea: Tres cadetes no se gradúan por rechazar vacuna / Violencia empaña título de Panathinaikos en Copa de Grecia / Iglesia pide cese asedio contra religiosos en Nicaragua / Corea del Norte notifica cerca de 190.000 nuevos contagios de coronavirus / Bleep, Myra y Frisky: los tristes finales de las mascotas de los asesinos seriales más crueles de la historia / Hallan 9 cadáveres más en derrumbe del túnel en Cachemira / No es sólo no haber llegado a la final: el balance en rojo de Jaguares XV va más allá en su segunda temporada / Resultados de la Quiniela Poceada de la Ciudad de hoy, 21 de mayo / Polémica en Salta: una funcionaria renunció con criticas al manejo de fondos y a los gremios / Hilo de los parecidos: les pidieron fotos a desconocidos que confundieron con famosos y el resultado fue viral / Depp vs Heard: quién es Camille Vasquez, la abogada que se convirtió en la ?inesperada coprotagonista? del juicio / El ?riesgo gobierno? sume en la incertidumbre al agricultor argentino / Apuestas deportivas: por qué el fútbol no ve un centavo del nuevo negocio millonario / El presidente de Serbia evita imponer sanciones contra Rusia y dialogará con Putin sobre el suministro de gas / Varsho pega doble en la 10ma; Diamondbacks salen victoriosos / Viruela del mono: en qué se diferencia de la devastadora viruela humana erradicada hace 40 años /

13°

SALTA

SOCIEDAD

8 de agosto de 2020

La incertidumbre inmoviliza la tolerancia

Las preocupaciones por la incertidumbre del futuro las sufre todo el mundo.

En una sociedad en pandemia permanente se está haciendo difícil convivir porque la tolerancia se quedó inmóvil y no quiere salir del estado al que este confinamiento la somete.

No podemos negar que si hay un protagonista en esta pandemia, ese papel le corresponde al aislamiento. La cuarentena es un permanente exhibidor, algo así como un escaparate de supermercado en el que se muestran con claridad las características de cada uno de nosotros.

Por una parte, esto se debe a que la mayoría de nosotros compartimos 24 horas con otras personas y nuestra observación se focaliza en un gran número de detalles que en la cotidianidad normal (ajetreada de trabajo) se pierden.

Pero además, convivir y estar adentro potencian reacciones, interacciones, forma de pensar y emocionar; por lo tanto, nuestras características aparecen amplificadas. Es decir, son cuestiones de cantidad e intensidad.

Tolerar al otro es un fenómeno material. Lo sabemos porque hemos sentido cómo se desgasta. En este tiempo pandémico, sin embargo, no se trata de excesos. Por el contrario, se ha estado tan apartada del otro que se nos h olvidado de cuán diferente es, y cuán impredecible. El confinamiento al que nos han obligado (y que no ha servido de mucho tampoco) no sólo nos ha alejado de los otros físicamente, sino que nos ha empujado a querernos confinar voluntariamente dentro de nosotros mismos.

Nos estamos acostumbrando a estar mucho tiempo consigo mismo.  Eso asusta y molesta ver al otro en la calle. Salimos al espacio público como si fuera un reino propio, y como si aquellos que lo cruzaren se estuvieran saltando los límites de la humanidad, de nuestro feudo. Todavía no me molesto a mí mismo, pero veo este acontecimiento acercándose pausadamente, con la confianza que sólo puede venir de la certeza.

La tolerancia es el músculo más desagradecido de todos. Necesita trabajo constante, y si no se utiliza una semana deja de funcionar. Y hay que hacer un esfuerzo enorme para ponerlo en marcha otra vez, después de unos días de vacaciones. Pero es este el que nos ha mantenido vinculados los unos con los otros. Al parecer, esta capacidad de vincularse con desconocidos, tan importante para crear sociedades, paz o guerra, es la más inestable, la que requiere de mayor esfuerzo.

Pero requiere de esfuerzo para arrancar: la tolerancia es material, es como una rueda que necesita más energía para echar a andar y mucha menos para seguir su curso. La tolerancia responde a las leyes de la física: una vez que esté en un estado, necesita de una fuerza externa para que cambie. Es decir: es más fácil ser tolerante si diariamente vemos personas en la calle, y si tenemos que interactuar con alguna. Pero se está haciendo difícil, porque la tolerancia se quedó inmóvil y no quiere salir del estado al que este confinamiento –la fuerza externa– la obligó. La tolerancia responde al principio de la inercia, a la primera ley de Newton: un cuerpo no cambia por sí mismo su estado inicial, ya sea en reposo o en movimiento rectilíneo uniforme, a menos que se aplique una o una serie de fuerzas externas.

La voluntad es una fuerza y es imperativo que la ejerzamos.

Mientras todo sucede en este país a la deriva, sin más plan que enriquecer a los ya ricos y alimentar a los golosos, la invitación es una que nos debemos hacer a nosotros mismos, a todos los que viven por dentro nuestro y que sienten el desgaste y la inmovilidad. Bien sea para tener una disposición más amable con los desconocidos, o sólo para aceptar la existencia del otro en un parque público, echemos a andar la rueda otra vez, aunque al principio se trate de empujarla cuesta arriba.



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!