Miércoles 21 de Febrero de 2024

Hoy es Miércoles 21 de Febrero de 2024 y son las 02:50 -

22°

SALTA

ECONOMIA

30 de noviembre de 2023

Alimentos tienen el precio màs alto que el resto de Amèrica Latina

Un informe de la Fundación Mediterránea analiza el costo de la comida y la bebida en el país y lo compara con otras 10 naciones de la región.

La inflación de alimentos y bebidas no cede y pone a la Argentina en el podio a nivel regional. No es una situación nueva, de hecho, ya viene desde hace bastante tiempo, pero en las últimas semanas el horizonte se complicó bastante más.

Un reciente informe del Ieral de la Fundación Mediterránea releva la inflación de los alimentos en Argentina y realiza una comparación con lo que sucede en el resto de la región. Se trata de un análisis que comenzó en 2020 y llega hasta octubre de 2023. Con un doble propósito, el estudio pretende evaluar la tasa de inflación de alimentos para el consumidor final en los distintos países de América Latina.

El otro objetivo es contrastar lo que sucede en Argentina con relación a los restantes países de la región para poder diferenciar niveles y dinámicas de inflación. En este marco, según los economistas Juan Manuel Garzón y Tobías Lucero una de las primeras conclusiones es que mientras América Latina va hacia un lado, la Argentina va diametralmente hacia el otro. Al menos en lo que a precios de alimentos respecta.

 

La inflación local, destaca el informe, es 22 veces mayor en promedio que la de los países de Latinoamérica (Latam). Esta diferencia, es mucho más grande al realizar la comparación con países específicos como nuestros vecinos brasileños con los que la brecha de suba de precios es de 62,5 veces. En tanto, la diferencia con Perú es de 45,1 veces más y con Bolivia, 40. Estos márgenes se han separado a medida que ha pasado el tiempo, con mayor incremento este año.

Fuente: Ieral de Fundación Mediterránea

Hay que tener en cuenta que en líneas generales, hubo una suba generalizada de la inflación de alimentos en 2022 en comparación con 2021. “En todos los países la inflación se ubicó un peldaño por encima debido a una combinación de shocks que fueron transversales a todas las economías”, destacó el informe del Ieral. La pandemia con sus restricciones y cuellos de botella logísticos, primero, y la fuerte recuperación después impactó en el valor de los alimentos.

Argentina a contramano

Así, aunque al principio se registró inflación en todos los países analizados durante el período, luego hubo una desaceleración que en Argentina no se verificó y, por el contrario, los precios se han acelerado. En función de los datos del Indec, en nuestro país la inflación en alimentos y bebidas no alcohólicas promedió 3% mensual en 2020, el 3,5% en 2021, 5,7% en 2022 y 8,9% a octubre de 2023.

En cambio, en Latinoamérica los números fueron de 0,3% en 2020, 0,6% al año siguiente, 1% en 2022 y cierra octubre con un valor del 0,4% mensual. Es decir que de una tasa anualizada que estaba cerca del 13% en la región pasó a una tasa del 5%, por el contrario, mientras que en Argentina se pasó de 94,5% a 177,9% este año.  A esto se suman dos cuestiones clave.

La suba de alimentos y bebidas en el país lidera los indicadores de inflación en la región.

Una es el precio de los commodities y productos alimentarios básicos, que llevan varios meses de deflación de la mano de la desaceleración de precios en toda la región. Los precios internacionales de materias primas agropecuarias y alimentos mostraron importantes subas durante buena parte de 2021 e inicios de 2022. Sin embargo, desde abril del año pasado, hubo un cambio de tendencia y precios, según la canasta que monitorea la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Aquí se relevan precios internacionales de productos como carnes, lácteos, aceites, granos y azúcar que acumulan entre abril de 2022 y octubre de 2023 una baja de 23,9%.

Además de los precios, hay otro punto en el que Argentina camina hacia un lugar distinto que el resto de la región. Se trata de la estabilidad de las monedas ya que, según el informe de la Fundación Mediterránea, el tipo de cambio es una de las variables que influye sobre los precios internos de productos de exportación e importación.

Fuente: Ieral de Fundación Mediterránea

En este marco, en países netamente exportadores de materias primas como Brasil, Paraguay y Uruguay cuando las monedas se aprecian, los precios internos de los productos que se exportan tienen presión a la baja. “Esto sucede porque la apreciación disminuye el atractivo de las operaciones de exportación, lo que genera a su vez una reasignación de flujos de productos hacia el mercado interno”, explicó el informe

Los importadores netos, sin embargo, también se ven impactados por los movimientos cambiarios debido a que cuando sus monedas se aprecian pueden comercializar sus productos a precios más bajos en moneda local. En síntesis, la estabilidad cambiaria también contribuye a la deflación en un contexto de precios internacionales en baja ya sea un país exportador o importador. Argentina, por el momento, va hacia un lado opuesto del resto de la región.



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!