Lunes 15 de Abril de 2024

Hoy es Lunes 15 de Abril de 2024 y son las 02:44 -

11.8°

SALTA

ECONOMIA

19 de marzo de 2024

La Baja impositiva a importadores afecta la producciòn local

El costo de producir en Argentina (en parte por el gran peso de los impuestos) es mucho más alto que en otras partes del mundo.

La apertura de las importaciones de alimentos que se decidió la semana pasada con el objetivo de disminuir la inflación, generó polémica y quejas por parte de empresarios de diversos sectores. Esto es porque, según denunciaron, el peso de los impuestos encarece el costo de producción en Argentina, lo que los deja en una competencia desleal con los importadores. No solo porque en otros países la producción es más económica, sino por la baja impositiva aplicada a los importadores.

En este marco, un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) detalló cuáles son los impuestos que existen y explicitó, con ejemplos concretos, cuál es el peso real en el precio de los alimentos. Así, el análisis explicó que en el país los productos alimenticios de consumo masivo pasan por un proceso industrial de elaboración y por una cadena comercial de distribución. En ese recorrido incorporan en su precio las retribuciones a los insumos, fuerza laboral, rentabilidad empresarial; así como también tributos de los distintos niveles de gobierno.

Entre los tributos nacionales se encuentran: IVA, Ganancias, Impuesto al cheque, Impuestos internos y contribuciones a la Seguridad Social. Al diferenciar los provinciales está los impuestos a los Ingresos Brutos mientras que en el nivel municipal se destacan las tasas de Inspección, Seguridad e Higiene. El Iaraf explica que hay distintas categorías de bienes de acuerdo a las alícuotas de impuestos que los afectan de manera diferencial, que determinan diferentes niveles de carga tributaria.
A partir de un análisis detallado de los productos más importantes de la canasta de alimentos y bebidas no alcohólicas, el informe explicitó que en líneas generales el peso de los impuestos es del 43%. Es decir que de un changuito con un valor de $50.064, $21.993 van a parar a las cargas impositivas. Se trata de un promedio, ya que en las gaseosas, el porcentaje de impuestos es de 52% si se tiene en cuenta de los $1.725 que cuesta una botella de 1,25 litros, $830 son impuestos y hay productos que pagan mucho más. Por caso, el aceite de girasol tiene un 41% de impuestos y así con la mayoría de los productos de primera necesidad.

De este modo, el análisis hace una agrupación de 2 categorías de alimentos de acuerdo al IVA que los grava, y 2 tipos de bebidas en función de las distintas alícuotas de impuestos internos. “Los bienes Tipo I son alimentos que tienen una alícuota de IVA del 10,5% (ejemplo la harina de trigo). Los Tipo II son alimentos con alícuota de IVA del 21% (aceite, arroz, fideos, galletas envasadas, mermelada). Los bienes Tipo III y IV son bebidas sin alcohol en los que, además de todos los tributos de los alimentos, hay que sumar los impuestos internos, que son del 4% para los del Tipo III (agua mineral y jugos) y del 8% para los del TipoIV (bebidas gaseosas)”, detalló el Iaraf.
En este marco, consultado oportunamente sobre el impacto de la apertura de las importaciones de alimentos, el economista de Value International Group, Daniel Garro, explicó que la medida tenía un poco de cal y otro de arena. Es que si bien puede impactar en la baja de los precios, debido a que será más barato traer productos de otros países, las empresas nacionales podían correr riesgo dado que el costo de producir en Argentina (en parte por el gran peso de los impuestos) es mucho más alto que en otras partes del mundo.

 



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!