Jueves 13 de Junio de 2024

Hoy es Jueves 13 de Junio de 2024 y son las 17:10 -

32°

SALTA

ESPECTACULOS

31 de mayo de 2014

“El tango es mi último desafío”

Después de 40 años como artista infantil, Pipo lanza su nueva faceta como tanguero. A los 68 asegura: “Tengo el tiempo justo para divertirme cinco o seis años más y después me retiro”. Esta noche, cierra su ciclo en el teatro El Porteño.

“Hace cuatro años estaba con el show del Sapo Pepe en el teatro Metropolitan y ya me sentía fuera del contexto infantil. Sentía que ya con esos chicos no tenía tanto en común. Ellos ya eran otra generación, con otras necesidades, otro tipo de padres… Yo sentía que esa era una etapa terminada, que ya estaba concluida pero la seguía estirando por el cariño del público y las ganas mías de darle todo”, y así fue como un referente de los shows para chicos pateó el tablero y se animó a romper las etiquetas del ambiente artístico.

Con 68 años, Pipo se anima a sacar a la luz un viejo repertorio de tangos que fue creando durante toda su carrera y, sumado a varias creaciones recientes, sale a jugar al teatro El Porteño (Av. Corrientes 1630), donde se presenta esta noche, a las 22.30, con temas que hablan de sexo, critican a la sociedad y hasta a la política.

“Mis tangos son como ronchas que pican y duelen porque son fuertes. Tratan la realidad argentina, muestran muchas facetas de clases sociales, que yo he hecho a través de años de observar al país”, explica Pipo sobre estos temas que tenían varios años guardados en un cajón. “Es todo un devenir mío, no es que empecé ayer. Pasé muchos años en Europa cantando en cabarets, es otra faceta mía paralela. Cuando acá todavía hacía al Sapo Pepe, yo ya estaba en España tocando tangos”.

¿Volverías a tocar temas para chicos? 
No. Volvería sólo si hubiera un ofrecimiento muy grandioso. Pero no lo veo posible porque está cambiando mucho la sociedad, la niñez no va a ver teatro, sólo va a ver a los personajes de la tele en el teatro. Lo único que hay es un rito de ver personalmente a un personaje que sale en la pantalla.

A pesar de que para Pipo es entrar en un ámbito distinto, el cantante no se achica: “En el ambiente del tango he tenido amistad con muchos. Ahora, si hay alguno que se sintió ofendido porque yo me metí en su cancha se la va a tener que aguantar”.

¿Por qué? ¿Alguien se quejó de tu cambio? 
Hay muchos que me dicen que les resulta raro, pero en general se divierten. Los cambios son saludables. Yo ya no soy aquel Pipo que empezó de joven, sería patético que intentara reproducir eso. No se puede luchar contra el paso del tiempo, yo era un adolescente, ahora soy un abuelo.

Ahora que rompiste la etiqueta del Pipo para chicos, tenés también la oportunidad de abrirte para cualquier otro rumbo...
Yo mucho más no me voy a abrir porque ya tengo 68 años y tengo el tiempo justo para divertirme cinco o seis años más con el tango. La pasaré bien con el público y después ya me tendré que retirar. Este es mi último gran cambio, mi último gran desafío. Pero todavía voy a dar lucha porque me siento fuerte y vital. Y en el escenario tengo mucha energía todavía. Lo aguantaré mientras pueda.

Volvió un Pipo diferente, que vale la pena conocer.

“El tango es mi último desafío”

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!