Hoy es lunes 27 de enero de 2020 y son las 07:25 hs. ULTIMOS TITULOS: Kobe Bryant, la leyenda que llevó la corona de Jordan y el villano de mal genio / Todos los looks de los Grammy / Premios Grammy 2020: los ganadores más importantes de la noche / Murió Kobe Bryant, una leyenda de la NBA / Premios Grammy 2020: así fue la vuelta a los escenarios de Demi Lovato / Billie Eilish triunfó en los Premios Grammy / Crisis en los Biocombustibles: las provincias quieren hablar con Kulfas / Alberto Fernández respaldó a Axel Kicillof: "Hay que dejarlo hacer" / La Rural pidió una baja del gasto en todos los niveles del Estado / Superliga. Qué partidos les queda a los que van arriba en el campeonato / ¿Qué pasó con los actores populares? ¿Quiénes son los nuevos Sandrini y Tita Merello? / La Bombonera, de estreno. La experiencia de ver un partido sin acrílicos / Boca no pudo con Independiente y el debut de Russo tuvo un sabor agridulce / Kobe Bryant. Una estrella que también tuvo un lado oscuro / Premios Grammy 2020: Alicia Keys abrió la ceremonia recordando a Kobe Bryant / Racing igualó en Avellaneda con Atlético Tucumán y le pierde pisada a River / Dura advertencia de Alberto Fernández a los empresarios que "no están ayudando" con los precios / Defensa y Justicia goleó a Talleres y espera por Hernán Crespo / En fotos: el accidente aéreo en el que murió Kobe Bryant / La reacción de Manu Ginóbili por la muerte de Kobe Bryant /

4 de enero de 2020
Sandro un gitano de fuego que aún perdura

Se cumplen hoy 10 años de la muerte del Gitano .Foto:Archivo

Hace una década se apagó la voz, de un humilde, talentoso joven que con un toque de suerte se convirtió en una estrella que conquistó todo el mundo de habla hispana.

Por: Redacciòn FM Fleming"Magazine"


 El 19 de agosto de 1945 nació en la maternidad Sardá Roberto Sánchez, uno de los artistas más prolíferos y con una personalidad única de la música Argentina. Humilde, talentoso y con un toque de suerte, el joven de Valentín Alsina se convirtió en poco tiempo en una estrella que conquistó todo el mundo de habla hispana. 

Dotado de una voz inigualable, su forma inspirada en Elvis Presley lograba un magnetismo nunca visto sobre el escenario. Hijo único del matrimonio Sánchez-Ocampo, desde pequeño Roberto desbordaba con simpatía al círculo que lo rodeaba. Con solo 9 años, en su primer baile de Carnaval en el Club Sportivo Alsina, sorprendió a los presentes al bailar “Hasta luego” y  “Cocodrilo”, de Bill Haley y sus Cometas. 

Sandro: el lado oculto de un gitano
 
No era ajeno a las necesidades de su familia. Intrépido y rebelde, a los diez años salió a trabajar y ayudaba a su papá en el reparto de vino. Y en poco tiempo el Bar Pancho fue un reducto donde comenzó a tocar la guitarra y fumaba con los muchachos. 

El día de gracia fue un 9 de julio de 1958,  cuando debutó en el salón La Polonesa, de Valentín Alsina. En el día de la Independencia le tocó imitar a su ídolo Elvis Presley y el disco de pasta le jugó una mala pasada, por lo que terminó cantando “a capela”.

Sandro: el lado oculto de un gitano
Dos años después nacía el cimiento de Sandro y Los de Fuego, con Roberto como voz principal junto a Juan José Sandri (guitarra), Enrique Irigoytía (guitarra rítmica), Héctor Centurión (bajo) y Armando “Cacho” Quiroga (batería). En la década del 60’ el rock ya había entrado en Argentina y Sandro marcó el inicio de una historia grande del género en nuestro país.

Por decantación, su carrera solista parecía inevitable y en 1965 (ya separado de Los de Fuego) nace “Sandro de América”. Oscar Anderle, su mánager personal, fue quien vivió el inicio de la fiebre gitana. El 24 de octubre de 1967 Sandro gana por un voto el Primer Festival Buenos Aires de la Canción con “Quiero llenarme de ti”. Con solo unos meses de diferencia, es invitado al Festival Internacional de Viña del Mar, donde debutó el 2 de febrero de 1968. Y se desató la locura continental. 

Para 1970, Sandro ya era de América. La consagración llegó el 11 y 12 de abril, con dos shows en el Madison Square Garden, en Nueva York. Un hito nunca antes logrado por un artista argentino. Pero la personalidad avasallante y la voz única de Sandro no tenían límites y alcanzó lo impensado.

Sus pasiones y el castillo del ídolo
Todo lo que llegaría después sería éxito. El cine, la música y giras interminables lo catapultaron como uno de los artistas más importantes y cotizados de la época.


Pero además de su talento como músico, cantante y compositor, Sandro supo desarrollar otros hobbies y habilidades. Como la de artista plástico y diseñador. Su inagotable fantasía hizo que dibujara con lápiz y papel los vestuarios, para que luego su madre Nina los cociera. 


Pero una de sus habilidades y debilidades era la cocina. “Me encanta cocinar comida china, francesa y japonesa. Además, soy de los que cocino y voy limpiando mientras canto algunos tangos. Aprendí de prepo y por amor a una mujer que se fue. Una noche me inventé ‘el pollo de los hombres solteros’ y desde ahí no paré”, confesó Sandro en una entrevista.

Sandro: el lado oculto de un gitano
De ese amor por la gastronomía dejó cuatro libros con recetas de su autoría, encuadernados en viejas agendas de cuero negro, bajo el título “Colección de mis libros de cocina. Edición limitada”.

Otro de los gustos y talentos un tanto ocultos era la arquitectura. Amante de la cultura medieval, Sandro diseñó y mandó a construir en Boedo en los años 80’ su propio estudio de grabación, que hoy es un centro cultural en la calle Pavón al 3900, del barrio porteño. 

Sandro: el lado oculto de un gitano
 
 
El diseño medieval del edificio irrumpe en la fisonomía barrial y custodia objetos personales del ídolo. Según cuenta su biógrafa Graciela Guiñazú, autora de “Sandro de América”, el cantante se había propuesto construir el estudio de grabación más importante y tuvo como fantasía que lo inaugurara la cantante estadounidense Tina Turner.

En ese entonces ordenó la demolición completa y él mismo hizo los planos del nuevo proyecto. “Todos quieren tener un castillo y yo me hice uno en Boedo”, dijo. Y después de doce años de construcción cumplió su anhelo. Pero en plena convertibilidad, Sandro se dio cuenta que era más económico grabar en Estados Unidos que en su propio estudio. Por lo cual lo convirtió en oficina y depósito para guardar instrumentos.

En ese castillo fue el lugar donde conoció a Olga Garaventa, su segunda esposa. Olga se entrevistó en esa propiedad con Aldo Aresi, el manager del cantante, quien estaba buscando personal de maestranza. Ahí comenzó una historia de amor que coronaron con un casamiento el 13 de abril de 2007, en la casona de Banfield.

Sandro: el lado oculto de un gitano
Galán. Además de cantante, protagonizó 14 películas.
En la propiedad se pueden ver instrumentos, la bata de Sandro, el vaso de whisky y hasta escenografía de sus conciertos emblemáticos. Pablo Ferraudi, hijo de Olga Garaventa, y Ortiz, titular de la Escuela de Vinos de la Universidad Abierta Interamericana (UAI), se asociaron para poner en valor el edificio, que por varios años estuvo en manos de terceros que desgastaron la propiedad. En 2019 reabrió sus puertas como Centro de las Artes y Viticultura de la Argentina (CAVA).  

Los últimos años del hombre récord 
El humo del tabaco lo acompañó desde la juventud y fue la trampa que lo llevó a enfermarse de EPOC (Enfermedad pulmonar obstructiva crónica). Desde 1997, se alejó de los escenarios y comenzó una lucha hasta el último día de su vida.

Pero sus ganas de cantar y pisar un escenario fueron más fuertes y en 2001 presentó “El hombre de la rosa” con 15 conciertos agotados en el teatro Gran Rex de Buenos Aires y luego una gira por Rosario y otras ciudades.

En su exitoso camino, Sandro editó 46 álbumes originales, y más de doscientos si se consideran los simples, las recopilaciones y las versiones por fonética que grabó en italiano, portugués e inglés. Vendió más de 22 millones de placas, ganó once discos de oro, decenas de platino, un Grammy a la excelencia musical y el Gardel de Oro, entre tantas distinciones que le otorgaron en todos los rincones del continente. 

A 10 años de la muerte de Sandro: los 45 días del ídolo que revolucionaron Mendoza
Fans. Cada año, las “nenas” peregrinaban a su casa para saludarlo. | AP
“Yo ya tuve todo lo que un hombre puede desear: casas, autos, fama y dinero. A mí, ¿qué me van a vender? ¿Otro disco de oro? Tengo un montón. Lo peor que le puede pasar a un tipo es quedarse sin sueños. Y a mí me pasó... Dos casas, ¿para qué? Dos camas, ¿para qué, si yo duermo en una? Estuve un año y medio, casi dos, sin cantar y empecé a reflexionar. ¿Y ahora qué?”, pensó cuando ya dejó de ser Roberto para convertirse en Sandro. 
 
Recluido en su casa de Banfield, dedicado a la vida familiar, se casó y decidió ser feliz en los años venideros.

Hasta la actualidad, el ídolo de América mantiene récords imbatibles, como los cuarenta recitales del Teatro Gran Rex (temporada 98-99).
Sandr por fuerza del destino, el ídolo pasó sus últimos días en Mendoza donde llegó en busca de la última oportunidad que le daba la medicina. Estuvo internado durante 35 días en el Hospital Italiano, donde fue trasplantado con éxito. Tuvo una leve mejoría, pero no pudo superar una sepsis generalizada y falleció un día como hoy hace diez años atrás.  

En más de 40 años de carrera, Sandro cantó varias veces en Mendoza en estadios y teatros. El pianista mendocino Sebastián Giunta fue parte de la banda estable del gitano durante 25 años y formó parte del círculo íntimo del artista. Mendoza tiene un capítulo especial en la historia del ídolo de América, y una parte de ella, desde la vivencia de los médicos, puede leerse en la página 4 de Sociedad. 
 Por decantación, su carrera solista parecía inevitable y en 1965 (ya separado de Los de Fuego) nace “Sandro de América”. Oscar Anderle, su mánager personal, fue quien vivió el inicio de la fiebre gitana. El 24 de octubre de 1967 Sandro gana por un voto el Primer Festival Buenos Aires de la Canción con “Quiero llenarme de ti”. Con solo unos meses de diferencia, es invitado al Festival Internacional de Viña del Mar, donde debutó el 2 de febrero de 1968. Y se desató la locura continental. 

 
Para 1970, Sandro ya era de América. La consagración llegó el 11 y 12 de abril, con dos shows en el Madison Square Garden, en Nueva York. Un hito nunca antes logrado por un artista argentino. Pero la personalidad avasallante y la voz única de Sandro no tenían límites y alcanzó lo impensado.

Sus pasiones y el castillo del ídolo
Todo lo que llegaría después sería éxito. El cine, la música y giras interminables lo catapultaron como uno de los artistas más importantes y cotizados de la época.
 
Pero además de su talento como músico, cantante y compositor, Sandro supo desarrollar otros hobbies y habilidades. Como la de artista plástico y diseñador. Su inagotable fantasía hizo que dibujara con lápiz y papel los vestuarios, para que luego su madre Nina los cociera. 

 

 


Se cumplen hoy 10 años de la muerte del Gitano (ver también páginas 6 y 7 de Estilo), quien había recibido un trasplante cardiopulmonar el 20 de noviembre de 2009 en el hospital guaymallino y quien “la peleó” durante 45 días en la terapia. Una infección generalizada en su organismo fue la causa del deceso; y el mito -que ya era tal, independientemente de su fallecimiento- incluyó a Mendoza como un condimento trascendental.
“Sandro sobrevivió 45 días después del trasplante. Y fueron 44 días de muchísimo movimiento en el hospital e inmediaciones. Todos los días había 14 ó 15 vehículos con antenas de los canales estacionados afuera, que transmitían permanentemente, no faltaba ningún medio. A ello se sumaban las fanáticas y fanáticos que estaban en la puerta del hospital haciendo vigilia durante todo el día. Nosotros estábamos en una doble encrucijada, porque la familia nunca quiso que tomara estado público la enfermedad de Sandro. Entonces teníamos que estar tomando todos los recaudos para garantizar la privacidad”, rememoró a Los Andes el director de Cirugía Cardiovascular del hospital Italiano de Mendoza, Claudio Burgos.
El donante de los órganos para el doble trasplante era un joven de 22 años, de Buenos Aires, quien se había quitado la vida. El viernes 20 de noviembre de 2009 -un mes y medio antes de la muerte- la cirugía se había realizado de forma exitosa en el Italiano. No obstante, con la operación evolucionó también el germen Acinetobacter baumannii que había afectado al cantautor y bailarín.


Al principio se fue controlando con antibióticos, y evolucionó bien durante más de 20 días. Pero luego hizo un rechazo pulmonar, el cuadro comenzó a tratarse con una medicación anti rechazo y esto derivó en que el germen se torne más agresivo. Se hizo multi resistente, y los infectólogos empezaron a trabajar con distintos antibióticos. Pero los mismos dejaron de hacer efecto, hizo un cuadro de shock séptico y Sandro falleció por una falla multiorgánica”, rememoró Burgos. 

Preparado
Según las palabras de Burgos, durante los 45 días que el Gitano estuvo en el hospital, cambió la rutina de todas las personas que trabajaban en el lugar. “Fueron días de locura, permanentemente todos teníamos que estar atentos para que no se metiesen cámaras; y al mismo tiempo trabajando permanentemente con él. Realmente fueron una locura total esos días, pero él recibió la oportunidad que pretendía. El sabía que era un paciente de alto riesgo, y ya venía con 8 años de internaciones. Incluso yo le dije que había 70% de posibilidades de que no funcionara, y 30% de que sí. Pero el dijo que le pareció ‘fantástico’, porque consideraba que estaba con su vida terminada”, recordó el cardiocirujano.

 Al voltear la cabeza y mirar hacia atrás -ya con “el diario del lunes” como suele decirse-, Burgos no se reprocha nada de lo que hicieron tanto desde el hospital como los profesionales que allí se desempeñaban en aquel momento. “No hubo ninguna alternativa de esas que uno diga: ‘podríamos haber hecho esto’. Se trabajó con todas las posibilidades médicas. Uno hace siempre, pero Dios dispone”, sintetizó el referente, quien destacó que desde el primer momento se sabían los riesgos que acarreaba un trasplante cardiopulmonar.

julio calderón. “Llenaron la puerta del hospital de estampitas.”

“El momento en que murió Sandro, me impactó sentir la sirena y ver pasar la ambulancia del código rojo a toda velocidad por la puerta de mi casa. Un ratito antes yo había estado en el patio de casa, y pasó algo muy extraño: justo sentí un pájaro que cantaba. No sé por qué pensé: ‘murió’. Y lamentablemente no me había equivocado: prendí la radio y era la noticia que estaban dando todos. Cerramos la despensa y nos fuimos para allá, era un corredero de gente. Tardaron 2 horas en sacar el féretro, y la gente no lo dejaba salir”. concluyó.



COMPARTIR:
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








SALTA

17.2°C

Mayormente nublado

LA RADIO EN VIVO

 

Estamos escuchando

DESPERTAR EN TANGO

de 07.00 a 09.00

 

El evangelio de hoy

 

 La iglesia recuerda a San Idelfonso- Evangelio de hoy según San Macos (3,7-12.) - Jesùs dijo:«Los espíritus inmundos gritaban: «Tú eres el Hijo de Dios», pero él les prohibía que lo diesen a conocer.» 

Resultado de imagen para imagenes evangelio Los espíritus inmundos gritaban Tu eres el Hijo de Dios

Luz para alumbrar a las naciones.¿Serías capaz de percibir en un niño pobre la luz para iluminar a las naciones?

Resultado de imagen para imagenes de velas alumbran en movimiento

 

TAPAS DE DIARIOS

 

 

 

 

 

 

HORÓSCOPO

 
Piscis
PISCIS (del 20 de febrero al 20 de marzo)

Las palabras te afectarán solo en la medida en la que tu se lo permitas. Aíslate de un entorno hostil y avócate a tus obligaciones. Se darán ciertas conversaciones durante la jornada de hoy que, bien enfocadas, te permitirán de crecer como pareja. No subestimes las ventajas de conocer a la gente correcta en tu ambiente laboral. Esto podría abrirte muchas puertas.Sugerencia: Todo tipo de avance definitivo que puedas llevar a cabo en tu vida estará íntimamente ligado a los cambios. No le temas a lo nuevo.

 

RadiosNet