Lunes 22 de Julio de 2024

Hoy es Lunes 22 de Julio de 2024 y son las 23:39 -

12.6°

SALTA

POLITICA

27 de enero de 2021

El Gobierno debe postergar el plan de vacunación masiva

Rusia confirmó la demora en la entrega de la Sputnik V.

Las demoras en las entregas pueden alcanzar hasta tres semanas, un plazo tentativo que complicará el programa sanitario previsto por la cartera de Salud

El Fondo de inversión de Rusia confirmó hoy a través de un comunicado la demora en la entrega de la Sputnik V, lo que postergará el comienzo de la campaña de vacunación masiva en la Argentina. El Fondo había prometido un total de 5 millones de dosis para enero, pero solo entregará 820 mil, menos del 20 por ciento. A las 600 mil dosis que llegaron a mediados de mes se le suman las 220 mil que traerá el avión que partió anoche rumbo a Moscú. Hasta ahora, no hay una fecha prevista para el próximo vuelo.

“Estamos mejorando las instalaciones ubicadas fuera de Rusia para garantizar el suministro a Argentina y el resto de la región. Como resultado, veremos un aumento significativo de la producción en el segundo trimestre. Hasta entonces, es posible que algunos lotes presenten retrasos de hasta 2-3 semanas. Sin embargo, Argentina, que ha sido uno de los primeros países en aprobar Sputnik V y con quien hemos establecido una sólida alianza, seguirá recibiendo la vacuna. Volveremos al programa de entrega original una vez que se complete la actualización. Se informará debidamente a las autoridades sanitarias argentinas con un cronograma ajustado”, arranca el comunicado al que tuvo acceso Infobae.

El Fondo argumentó que las demoras están relacionadas con “la alta demanda de la vacuna rusa en América Latina” pero ratificó la voluntad de cumplir con la Argentina. “ANMAT procederá, según lo previsto, con la verificación técnica de los sitios de producción del Sputnik V fuera de Rusia en las próximas semanas”, agrega el comunicado.

Lo cierto es que hasta ahora no hay fechas para los próximos vuelos ni tampoco se conoce el destino.

El contrato firmado entre el Gobierno argentino y el Fondo ruso 9 (RDIF es su sigla en inglés) estipulaba un total de 4 millones de la primera dosis y 1 millón de la segunda durante el transcurso de este mes. Además, durante febrero deberían llegar otros 15 millones de dosis (6 millones de la primera dosis y 4 de la segunda).

En el Gobierno argumentan que hubo “problemas logísticos”, pero en realidad hay una demora importante en la producción, tal como admitió en una entrevista el CEO del Fondo, Kirill Dmitriev. “Las demoras son entendibles; toda la cadena de producción tiene muchos componentes, y si tienes un problema con uno de ellos eso retrasa las cosas”, dijo Dmitriev en diálogo con en el canal de noticias estadounidense CNBC. Y agregó: “Lo vimos con Pfizer, lo vemos con AstraZeneca. Y creo que podría haber algunas demoras también con nuestra producción, ya que estamos aumentando la capacidad... aunque esperamos que no”.

Solo restan cuatro días para que finalice el mes y cada viaje lleva cerca de 40 horas entre ida y vuelta, por lo que no hay posibilidades técnicas de llegar a las 5 millones de dosis prometidas.

Después de tantas idas y vueltas, anoche nadie se animaba a confirmar la cantidad de dosis del tercer cargamento. Recién este mediodía se supo que serán 220 mil dosis, muy lejos de lo prometido. “Es mejor que nada en estas condiciones”, se sinceró una fuente oficial.

La tardanza de los rusos para mandar las vacunas tendrá consecuencias en el plan de vacunación. El Gobierno esperaba vacunar en los próximos cuatro meses a las 14,5 millones de personas que están dentro de los grupos de riesgo: el personal de salud y de las fuerzas de seguridad, los docentes, los mayores de 60 años y las personas que tienen entre 18 y 59 años y padecen alguna enfermedad preexistente.

Pero los planes del Gobierno se acomodan día a día a los llamados que llegan de Moscú.



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!