Martes 18 de Junio de 2024

Hoy es Martes 18 de Junio de 2024 y son las 19:56 -

26.4°

SALTA

INTERNACIONALES

18 de marzo de 2015

Brasil:Otro escándalo de corrupción salpica al gobierno

Desde el banco público se promovieron fraudes con créditos hipotecarios para la compra de inmuebles inexistentes o por un valor 1.000% superior al real.

Un nuevo escándalo de corrupción estalló ayer en Brasil con una estafa millonaria en la Caixa Econômica Federal, el segundo mayor banco público, justamente al cumplirse un año de la investigación del caso Petrobras, eje de la crisis política del segundo mandato de la presidenta Dilma Rousseff.

La policía brasileña desarticuló una red acusada de haber desviado cerca de u$s31,2 millones de la estatal Caixa Econômica Federal, lo que aumentó la presión sobre el gobierno en el combate a la corrupción.

Según la Policía Federal, con la complicidad de gerentes y funcionarios de la entidad bancaria y presentando documentos falsos, la banda conseguía obtener en tiempo récord préstamos por hasta u$s312.500 para adquirir viviendas que costaban menos de la décima parte del valor declarado o no existían.

Los fraudes estaban concentrados en tres agencias del banco público y facilitaban los préstamos para viviendas en un área turística con conocidos balnearios en el estado de Río de Janeiro, conocida como Región de los Lagos.

El juez responsable de la investigación ordenó 34 detenciones, así como diez mandatos de separación de funcionarios públicos de sus tareas. También se decomisaron vehículos y se bloquearon cuentas corrientes en los estados de Minas Gerais, Río de Janeiro y San Pablo.

La operación para desmontar la red enquistada en la entidad coincidió con el primer aniversario de la bautizada como operación Lava Jato, que desenmascara desde hace un año la compleja red delictiva instaurada en la petrolera estatal, de la que formaban parte empresas de la construcción, ejecutivos y políticos.

La corrupción golpeó fuertemente la popularidad de la mandataria brasileña, que se encuentra en su nivel más bajo desde que asumió el poder en 2011, y también fue el principal motivo de las protestas que el domingo llevaron a las calles a cerca de dos millones de personas en todo el país.

En medio de este escenario, Rousseff prometió el lunes pasado un paquete de medidas para intensificar el combate a este tipo de delito, aunque insistió que su gobierno fue el que más enfrentó el problema.

El año pasado, durante una Comisión de Investigación Parlamentaria por el caso Petrobras en el Congreso, el detenido Paulo Roberto Costa, ex director de Abastecimiento de la petrolera estatal, afirmó que el pago de sobornos es un hecho común en Brasil y no exclusivo de la compañía de petróleo.

“Lo que pasó en Petrobras pasa en todo Brasil. En las carreteras, los ferrocarriles, los puertos, aeropuertos, las hidroeléctricas, eso ocurre en todo Brasil. Es sólo averiguar”, señaló en la ocasión Costa, quien tiene un acuerdo con la Justicia de delación a cambio de reducción de pena.

El caso Petrobras cumplió un año

La causa judicial que marca al segundo Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff sobre la corrupción en Petrobras cumplió ayer un año, con 50 políticos investigados, exdirectivos de la petrolera estatal y de empresas constructoras presos y un clima de protestas populares.

La operación “Lava Jato”, la mayor investigación de corrupción y lavado de dinero de la historia de Brasil, desenmascaró la compleja red delictiva instaurada en la petrolera.

Según la acusación, las empresas privadas involucradas obtenían contratos amañados con Petrobras, cuyos precios eran inflados, y el excedente era repartido entre todos los miembros de la red de corrupción y los políticos que amparaban esas maniobras ilegales.

Al día de hoy la Fiscalía brasileña interpuso 20 denuncias contra 103 personas, entre ellas el tesorero del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), Joao Vaccari, acusado de corrupción, lavado de dinero y asociación ilícita.

Además fueron detenidos cinco ex altos cargos de la petrolera, dos de los cuales se confesaron culpables y realizaron un acuerdo de delación premiada con la Justicia a cambio de una reducción de la pena.

Asimismo, la máxima Corte del país abrió una investigación contra 50 políticos por su supuesta implicación en el caso, entre los que se encuentran los jefes de las dos cámaras legislativas y cinco exministros de Rousseff.

La Fiscalía estima que el volumen de recursos desviados de las arcas de Petrobras, la mayor empresa de Brasil, es de unos u$s 646 millones.

ADEMÁS…

El 74% se manifestó por primera vez

El 74% de los manifestantes que salieron a las calles de San Pablo el último domingo lo hacía por primera vez y el 39% participó en protesta contra la corrupción que desató la crisis política en el gobierno de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, según una encuesta conocida ayer.

El Instituto Datafolha, que calculó en 210.000 los participantes de la concentración del domingo en San Pablo, una quinta parte del millón de personas considerado por la Policía Militarizada, informó ayer que, después de la corrupción, el segundo motivo para protestar fue, con un 27%, la destitución de la mandataria.

Asimismo, el 82% de los manifestantes declaró haber votado en las elecciones de 2014 por el candidato opositor Aécio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), derrotado por Rousseff.

El dato curioso es que si bien la mayoría declaró que votó por Neves, apenas el 36% manifestó su simpatía por el partido opositor.

Asimismo, de acuerdo con el sondeo, el 90% cree que la presidenta “sabía” de la existencia de delitos de corrupción en Petrobras y dejó que ocurrieran.

Para Boff, las marchas fueron de “odio”

El teólogo brasileño Leonardo Boff, uno de los fundadores de la Teología de la Liberación, manifestó durante una visita a la capital uruguaya –donde fue declarado ciudadano ilustre–, que las protestas contra el gobierno de Dilma Rousseff respondían al “odio” hacia las personas que salieron de la pobreza.

“En Brasil hay una rabia generalizada contra el PT (Partido de los Trabajadores), que es más bien inducida por los medios de comunicación, pero no es odio contra el PT, es odio contra los 40 millones (de pobres) que fueron incluidos y que ocupan los espacios que eran reservados a las clases pudientes”, remarcó.

Antes de llegar a la conferencia sobre ecología por la que viajó a Montevideo, el intelectual brasileño visitó al ex presidente uruguayo José Mujica en su chacra y manifestó que quedó “muy impactado por el encuentro”.

“Encontré a un hombre de gran profundidad, que piensa no solamente el destino de Uruguay y de América latina, sino el destino de la humanidad, hacia dónde vamos”, señaló.

Fuente:EFE



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!