Lunes 21 de Junio de 2021

Hoy es Lunes 21 de Junio de 2021 y son las 17:32 ULTIMOS TITULOS: Oficializan la designación de Cantard somo secretario de políticas universitarias / Alerta por la crecida del Río de La Plata en la costa del área metropolitana y La Plata / Turquía anunció la detención de un sospechoso del atentado en Estambul / El gobierno nacional concedió un anticipo financiero de $3.500 millones a la provincia de Buenos Aires / Indagan a los recapturados por policías baleados en Ranchos y por fuga del penal / El Gobierno designó a los nuevos titulares de la ANSV, la DNV y la CNRT / Francisco: "La lealtad y la fidelidad no están de moda" / El río Paraná descendió 7 centímetros en Victoria, tras llegar ayer a su pico máximo / Dos muertos al chocar una moto contra un paredón de contención del Puente Alsina / El papa Francisco pidió rezar por las víctimas del atentado en Estambul / Macri derogó el decreto que dispuso devolver el 15% de la coparticipación / Por seguridad cambiaron de celda ocho veces en cuatro días a "El Chapo" Guzmán / Buen tiempo y una máxima de 29 grados en la Ciudad / Macri anuncia la construcción de la autovía en la RN 5 / Independiente y San Lorenzo empataron en la apertura del Torneo de Verano 2016 / "El mundo no busca un líder en Moscú o Beijing, nos mira a nosotros", dijo Obama sobre el Estado de la Unión / Buen triunfo de Ferro sobre Weber en la Liga / La AFA resolvió que el 30 de junio a las 18 se celebren las elecciones / El ministro de Trabajo bonaerense reunió a intendentes y sindicatos para conformar Comisión de Empleo Municipal / Garavano recibió a las Madres del Dolor /

10.5°

Nublado

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

CULTURA

24 de noviembre de 2019

Un pionero: Humboldt, el naturalista global

Alexander von Humboldt exploró América y forjó la geografía moderna

Alemania celebra 250 años del nacimiento del sabio Humboldt, en la célebre avenida berlinesa de Unter den Linden. Fue el primero y más famoso explorador de la América española.

Las dos estatuas de mármol blanco que flanquean la entrada del edificio histórico de la Universidad Humboldt, en la célebre avenida berlinesa de Unter den Linden, están envueltas en sendas casetas con tejado para protegerlas de las inclemencias del frío. Ajenos al ajetreo de los estudiantes que entran y salen, los dos hombres representados en esas estatuas sedentes no son dos próceres cualquiera. Alexander von Humboldt (1769-1859) y su hermano Wilhelm (1767-1835) encarnan el espíritu de ansia de conocimiento de la Ilustración, y fueron, cada uno a su modo, pioneros.

El primero y más famoso, el naturalista y explorador Alexander, realizó una vasta exploración de la América española que desvelaría dimensiones desconocidas sobre el continente; y emprendió una descripción científica del mundo de carácter total: desde la botánica, la zoología y la mineralogía, a la meteorología, la astronomía y las ciencias sociales. De rutilante trayectoria, se le considera el principal fundador de la geografía moderna.


El segundo, el lingüista y filósofo Wilhelm, dos años mayor que él, menos conocido en el extranjero, organizó el sistema educativo del entonces reino de Prusia según un modelo que la Alemania actual sigue utilizando, y fundamentó la universidad sobre la idea de que debía combinar docencia e investigación. En ese sentido, sentó las bases de la universidad moderna.

Alexander gozó ya en vida de gran fama internacional y desde entonces tuvo siempre resonancia en Latinoamérica, donde infinidad de escuelas, institutos y centros de investigación llevan su nombre, muchas veces castellanizado Alejandro de Humboldt; y Wilhelm tuvo en su momento su propio eco dentro de Alemania. Sin embargo, en realidad, el actual enfoque de la reivindicación pública de ambos en su país natal es relativamente reciente.

“Los hermanos Humboldt sólo volvieron a estar bajo la luz pública hace unos veinte años; hoy parecen héroes recién descubiertos para la República Federal de Alemania, precursores del pensamiento actual, representantes de muchos ideales, unos verdaderos mitos”, sostiene la historiadora Bénédicte Savoy, una de los dos comisarios de la exposición que sobre los dos insignes hermanos ha inaugurado esta semana el Museo de Historia Alemana (DHM) de Berlín.

Pero sobre esa aureola alerta el historiador David Blankenstein, el otro comisario de la exposición: “Hay que entenderles en el contexto de su tiempo, como europeos y como testigos de la apropiación del mundo, como actores en procesos políticos, económicos y científicos que, junto a sus luces, tienen también muchas sombras”.


La muestra, que estará abierta hasta abril del 2020, forma parte del rosario de celebraciones en este país en torno al 250.º aniversario del nacimiento de Alexander von Humboldt, que vino al mundo un 14 de septiembre en el castillo de Tegel, entonces a las afueras de Berlín. El jubileo empezó pues oficialmente el pasado mes de septiembre, y se prolongará hasta bien entrado el año 2020.

Friedrich Wilhelm Heinrich Alexander von Humboldt pertenecía a una aristocrática familia prusiana, y tras estudiar leyes en la Universidad de Gotinga y minería en la de Friburgo, emprendió un gran viaje de exploración por América junto al botánico francés Aimé Bonpland. Mientras, su hermano Friedrich Wilhelm Christian Carl Ferdinand von Humboldt se dedicó a la lingüística y a la filosofía y, como funcionario del rey prusiano Federico Guillermo III, ejerció de diplomático –fue embajador en Roma, Viena y Londres– y de ministro.

Sobre las ciencias naturales
Alexander Humboldt tuvo una comprensión interdisciplinar del mundo; fue pionero

Los hermanos Humboldt tuvieron una visión global del conocimiento, pero es Alexander quien condensa la esencia del científico transversal, y es considerado el último de su especie, la especie genial de aquellos científicos que sabían de todo, antes de que la modernidad obligara a la especialización. Al tiempo, y sin que suponga una contradicción, la mirada interdisciplinar y la voluntad de interconexión que se potencian y valoran en las investigaciones en el siglo XXI habrían sido un marco óptimo para él, que fue en eso en cierto modo precursor de nuestro tiempo.


Esa mirada del naturalista global se aprecia en cómo abordó Alexander su peripecia americana. Tras recorrer a pie la costa mediterránea de Marsella hasta Barcelona, València y Alicante, y elaborar el primer esquema seccional preciso del relieve de la península Ibérica, él y su amigo Bonpland obtuvieron permiso del rey Carlos IV para explorar las provincias americanas bajo dominio español.

Entusiasmado, Alexander escribió una carta a un amigo en 1799, poco antes de emprender el viaje. “Voy a recolectar plantas y fósiles, podré hacer observaciones astronómicas con excelentes instrumentos, descompondré químicamente el aire (...). Pero todo eso no es el propósito principal de mi viaje. ¡Mis ojos siempre deberán estar en la cooperación de las fuerzas, la influencia de la creación inanimada en el mundo animal y vegetal vivo, en esa armonía!”, escribió.

El 5 de junio de 1799 Humboldt y Bonpland embarcaron en A Coruña en el navío Pizarro cargados de instrumentos científicos. El barco hizo escala en Tenerife, y aprovecharon para subir a la cima del Teide, donde midieron el azul del cielo y clasificaron plantas. El 16 de julio arribaron a Cumaná, en la actual Venezuela. La expedición duró cinco años y recorrieron más de 10.000 kilómetros por los actuales Venezuela, Colombia, Perú, Ecuador, Cuba, México y países de Centroamérica, documentando flora, fauna, geografía y etnografía.


Humboldt y Bonpland escalaron el volcán Pichincha y el Chimborazo –entonces considerado la montaña más alta del mundo, con sus 6.268 metros–, aunque en este último se quedaron a poca distancia de la cúspide. Cuando navegaron por el océano Pacífico, Humboldt hizo mediciones de temperatura y velocidad, e identificó la corriente de agua fría que viaja de sur a norte, desde el tercio superior de Chile hasta los límites entre Perú y Ecuador, y que lleva su nombre.

Los dos expedicionarios contactaron también con científicos que trabajaban ya sobre el terreno, como el botánico español José Celestino Mutis, a quien visitaron en Bogotá. Su periplo acabó en Washington, donde fueron invitados de honor en la Casa Blanca del presidente Thomas Jefferson, que era un gran aficionado a las ciencias naturales. A su regreso a Europa en 1804 se les dispensó en París un recibimiento entusiasta.

En la capital francesa se quedó hasta 1827 Alexander Humboldt, recopilando y organizando el material recogido en la expedición, que se publicó en 32 volúmenes en francés con el título Viaje a las regiones equinocciales del nuevo continente . Para entonces tenía ya 57 años y se había gastado casi toda su fortuna en sus viajes, así que optó por volver a Berlín para trabajar para el rey de Prusia.


Una docta familia prusiana
Una muestra en Berlín repasa su legado y el de su hermano Wilhelm, lingüista y filósofo
En Berlín dictó conferencias bajo el epígrafe Cosmos , a las que cada vez acudía más gente, y que se hicieron muy populares. Aceptó poco después un encargo del zar ruso que le llevó a explorar zonas de Rusia y Asia central junto a Gustav Rose y Christian Gottfried Ehrenberg.

Pero su gran obra escrita estaba aún por fraguarse. En una carta de 1834, Humboldt escribió a su amigo, el cronista y diplomático Karl August Varnhagen von Ense: “Tengo la extravagante idea de describir en un solo trabajo todo el total del mundo material, desde las estrellas nebulosas hasta la distribución geográfica de los musgos en rocas de granito”. A esa tarea se aplicó hasta su muerte en 1859, a los 89 años: un compendio monumental de todas las ciencias naturales entonces conocidas, redactado en alemán, que dejó inconcluso, Cosmos. Ensayo de una descripción física del mundo . Le dio tiempo a publicar cuatro volúmenes, mientras que un quinto vio la luz póstumamente, compilado por su asistente.

De vuelta en el siglo XXI, pasear por este tramo de la avenida berlinesa Unter den Linden, en el que hace dos siglos se ubicaba físicamente el poder político de la dinastía prusiana reinante de los Hohenzollern, permite constatar el influjo presente de Alexander y de su hermano Wilhelm. Muy cerca de la Universidad, fundada por Wilhelm Humboldt en 1810 con el nombre de Universidad Federico Guillermo y rebautizada en 1949 como Universidad Humboldt, se ultiman las obras de un nuevo edificio, inspirado en el antiguo palacio real que se alzaba en el mismo lugar.


Ese edificio reunirá muestras y actividades en torno a la cultura, el arte, la investigación y la educación, según la visión de saberes interconectados que tenía Alexander y compartía su hermano Wilhelm. A ese edificio serán trasladadas también las colecciones etnológicas y de arte asiático de Berlín, que están ahora en barrios más apartados, para configurar así junto a la vecina Isla de los Museos el principal polo cultural de la capital alemana. Tras varios retrasos en las obras, el nuevo equipamiento abrirá parcialmente en septiembre del 2020. Su nombre es de pura lógica: Humboldt Forum.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!