Sábado 13 de Agosto de 2022

Hoy es Sábado 13 de Agosto de 2022 y son las 00:10 - BONVIVIR celebra 12 años junto a los mejores vinos argetinos / Cinco parejas de músicos con estrellas de Hollywood que quizá desconocías / Las computadoras no son las villanas, pero pueden consumir más electricidad de la que pensás / Catleidoscope / Agenda Vida Digital / Con mucha nieve, volvió el Ski Day & Night de Movistar en Bariloche / Castillo aprueba un programa para expulsar "a todos los extranjeros" que cometan delitos en Perú / 5 lugares de lujo para comer al aire libre a menos de 100 kilómetros de la Ciudad / Juan Lebrón - Alejandro Galán: viaje a la intimidad de la pareja número 1 del pádel mundial / Impresionante choque en la avenida General Paz: hay tres heridos / Paula Robles rompe el silencio: las dos preguntas que la incomodaron en LAM / Patronato dio vuelta el resultado, le ganó a San Lorenzo y su ilusión de salvarse del descenso tiene cada vez más argumentos / Cristina, Massa, el alacrán y la rana / La muerte de Anne Heche: un paseo a alta velocidad, un choque y el incendio que resultó en un accidente fatal / Test drive: Toyota Land Cruiser 300, la leyenda que llegó de Japón / Ceniza del volcán Sangay afecta a poblados andinos de Ecuador / Patronato venció por 3-2 a San Lorenzo como local en la Liga Profesional Argentina / El Gobierno oficializó la flexibilización del cepo para las inversiones petroleras / La Mesa de Enlace se reunió con Sergio Massa: rechazó las trabas a la exportación, alertó por la presión impositiva y exigió soluciones / Fue a cenar, pidió ravioles con pesto y un llamativo detalle abrió un debate: ?Terminen con esta locura? /

12.1°

SALTA

MUNDO

16 de diciembre de 2019

Incendio descontrolados consumen la costa este de Australia

Un bombero voluntario observa el fuego durante una quema controlada cerca de la ciudad de Kulnura, en Nueva Gales del Sur. Foto: David Gray

Por: Por:Redacciòn FM Fleming"Magazine" con información de Agencia EFE

Seis personas fallecidas. Cientos de hospitalizados con problemas respiratorios. Más de 700 casas destruidas. Casi tres millones de hectáreas arrasadas.

Unos 2.000 koalas muertos. Ciudades enteras cubiertas por el humo. Brigadas trabajando a destajo sin poder hacerse con el control de las llamas. Y la creciente sensación de que lo peor está todavía por llegar en las próximas semanas.

Los incendios forestales son algo común en Australia durante su caluroso verano, que comenzó oficialmente este mes de diciembre. Pero este año, los mandobles de las llamas comenzaron varias semanas antes de lo previsto por una peligrosa mezcla de escasas lluvias, altas temperaturas, vientos secos y manos malintencionadas.

Como resultado, la costa este del país oceánico lleva desde noviembre siendo pasto de unas llamas que no dan tregua, con los estados de Queensland o Nueva Gales de Sur (NGS) como principales víctimas. En la actualidad, hay casi 110 focos abiertos en toda esta región, una cifra que trae de cabeza a los 2.000 bomberos que se afanan por controlarlos.

El frente que más preocupa ahora es el de Gospers Mountain, un “megaincendio” de unos 60 kilómetros que ya ha arrasado casi 400.000 hectáreas de los parques nacionales de Yengo, Dharug y Wallemi, áreas turísticas muy populares en las inmediaciones de Sidney.

Tras una tímida bajada de temperaturas, los operarios emplearon una táctica consistente en provocar pequeños fuegos con los que eliminar parte de la vegetación antes de que lleguen llamaradas más potentes.

Pero en esta ocasión, la estrategia fracasó y los equipos de extinción perdieron el control, lo que provocó que una veintena de viviendas ardieran entre columnas de fuego de 70 metros de altura. “Con estas condiciones tan secas, cualquier cosa que intentamos no parece estar funcionando”, reconoció Rob Rogers, subcomisario del Servicio de Bomberos Rutales de NGS. Por si fuera poco, se prevé que en los próximos días una ola de calor eleve las temperaturas hasta niveles nunca vistos, lo que dificultará aún más el control de la situación. Según los servicios meteorológicos, los termómetros podrían superar los 50,7 grados récord registrados en el año 1960 en la población de Oodnadatta, en Australia del Sur, mientras que otras como Sidney se cocerán a fuego lento con máximas de hasta 46 grados. Malas noticias para una urbe de cinco millones de personas que la semana pasada se vio envuelta por una gruesa capa de humo tóxico que dejó un aire con una calidad 22 veces peor que el estándar recomendado.

La desastrosa situación ha reavivado el debate sobre la crisis climática y la necesidad de tomar acciones decisivas en un país que figura entre los mayores productores de carbón del mundo. Hace unos días, una docena de alcaldes afectados por los incendios unieron sus voces al firmar un manifiesto en el que piden al Gobierno australiano, liderado por el conservador Scott Morrison, que reconozca la relación entre la crisis climática y los fuegos que padece el país.

“Estos incendios forestales han sido causados por eventos climáticos extremos, exactamente el mismo tipo de hechos sobre los que los científicos nos han estado advirtiendo durante las últimas décadas”, declaró al respecto el ministro de Energía y Medio Ambiente de NGS, Matt Kean. “Días más calurosos, menos lluvia, más sequía, peor calidad del aire. Así es como nos han dicho que será. Esto no es normal, y no hacer nada no es una solución. Si esto no es un catalizador para el cambio, entonces no sé qué lo es”, añadió.
Por ahora, nada indica que los incendios se vayan a apagar pronto. Con el verano recién empezado y más de tres meses de calor por delante, lo único que podría cambiar la tendencia serían unas copiosas lluvias, algo que la propio Oficina de Meteorología parece descartar. “Esta estación va a ser todo un reto, y visto lo que hemos visto al comienzo, nos da una idea de lo que está por venir en los estados del sureste”, pronosticó Richard Thornton, director del Centro de Investigación de Incendios y Riesgos Naturales.



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!