Lunes 15 de Agosto de 2022

Hoy es Lunes 15 de Agosto de 2022 y son las 13:02 - Gran Bretaña dice que está cediendo brote de viruela símica / Pablo Moyano le reclamó más dureza al Gobierno y descalificó al funcionario que puso Massa para controlar los precios / Accidentes por la madrugada: un auto volcó en la General Paz, el responsable de un fuerte choque en Balvanera se dio a la fuga y otros dos colisionaron en Palermo / Quién fue Alberto Roemmers, el empresario detrás del laboratorio más grande de la Argentina / Fernando Burlando reveló cómo reaccionaron sus hijas al enterarse del embarazo de Barby Franco: ?Hubo celos? / Gabriel Milito y un increíble diálogo con un plateísta de Argentinos Juniors que le reclamaba un cambio / El Consejo de Médicos se expidió sobre la investigación de las muertes de bebés: qué pidió / El Presidente se suma a la pelea por el litio y buscan evitar roces con las provincias productoras / La UE denuncia la condena "injusta" de Aung San Suu Kyi (Borrell) / Resultados de la Quiniela de Santa Fe Primera de hoy, 15 de agosto / Resultados de la Quiniela Provincia Primera de hoy, 15 de agosto / Resultados de la Quiniela de Córdoba Primera de hoy, 15 de agosto / La Comisión Electoral keniana declara a Ruto ganador de las elecciones presidenciales / Carreño gana 9 puestos y asciende al número 14 del ranking ATP / Pib de perú crece 3,44% interanual en junio / El aeropuerto de heathrow ampliará el límite de vuelos hasta octubre / "Me trae paz": Historias del río Whanganui de N. Zelanda / Alemanes enfrentan nuevo impuesto sobre uso del gas natural / La advertencia de Leonardo Fariña a Cristina Kirchner por el juicio de la causa Vialidad / Con la suba de tasas, el Gobierno busca calmar el dólar, pero también podría enfriar la economía /

25.2°

SALTA

EDUCACION

30 de septiembre de 2021

La terminalidad de la secundaria es de 3 de cada 10 alumnos

La desigualdad se profundiza al observar los datos de finalización de la educación superior.

Segùn un informe entre los sectores de mayores ingresos y los sectores más pobres hay una brecha de 55 puntos porcentuales en la terminalidad escolar.

La desigualdad educativa es notoria en la Argentina. El 58% de los mayores de 25 años terminó la secundaria, pero hay desigualdades evidente al interior de esa cifra: en el decil de ingresos más bajo, solo 3 de cada 10 (32%) alcanzaron el título, mientras que el número se triplica en el decil más alto, donde 9 de cada 10 (87%) tienen secundaria completa. En otras palabras, entre los sectores de mayores ingresos y los sectores más pobres hay una brecha de 55 puntos porcentuales en la terminalidad escolar.

Los datos surgen de un informe del Observatorio de Argentinos por la Educación, con autoría de Ivana Templado (FIEL), Gabriela Catri, Martín Nistal y Víctor Volman (Observatorio de Argentinos por la Educación). A partir de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), el informe busca analizar las desigualdades educativas en relación con el nivel de ingresos de la población. Los datos corresponden al ámbito urbano.
“Si bien el acceso a la educación –inicial, primaria y secundaria– está muy extendido, es obligatorio y está garantizado por ley, la finalización, especialmente del nivel medio, está lejos de ser una realidad y tiene una conexión estrecha con el nivel socioeconómico del estudiante y su familia. Es aquí donde se conectan los conceptos de desigualdad de ingresos y desigualdad educativa”, explicó Ivana Templado. Y agregó que el informe “muestra una foto actualizada de cómo la terminalidad de los niveles educativos, la opción público-privada, o la educación de las madres de los estudiantes, se asocian a la distribución de ingresos”.
El documento muestra que también hay desigualdades en la finalización de los estudios primarios. A nivel nacional, el 93% de los mayores de 25 años terminaron la primaria. Pero hay 10 puntos de diferencia entre los sectores de mayores ingresos (donde la primaria se ha universalizado) y los de menores ingresos, donde solo el 89% completó este nivel educativo.

La desigualdad se profundiza al observar los datos de finalización de la educación superior. En el nivel socioeconómico más alto, el 51% de los mayores de 25 años logró completar la universidad (y el 6% además realizó estudios de posgrado). En el otro extremo, en el decil más bajo solo el 2% de la población consiguió terminar la universidad (y virtualmente nadie alcanzó un posgrado).

“La desigualdad educativa es uno de los desafíos más importantes de nuestro sistema educativo. Las trayectorias educativas dependen mucho más del origen de los estudiantes que de sus capacidades. Este informe provee un análisis riguroso para entender la situación, con un foco en la escuela secundaria, donde la desigualdad educativa se hace más evidente. Comprender estos desafíos es el primer paso para abordarlos”, planteó Martín De Simone, especialista en educación del Banco Mundial.
La asistencia a escuela pública o privada se asocia estrechamente con el nivel de ingresos. En primaria, el 94% de los estudiantes de menores ingresos (decil 1) asisten a escuelas públicas, mientras que la cifra desciende al 20% entre los estudiantes de mayores ingresos (decil 10): en este segmento, 8 de de cada 10 niños y niñas asisten a escuelas privadas.

Los datos evidencian un alto nivel de segregación socioeconómica, que también se observa en la secundaria, aunque en este nivel hay un predominio mayor de la educación pública. El 93% de los estudiantes de menores ingresos (decil 1) asisten a escuelas secundarias de gestión estatal, mientras que la cifra desciende al 37% entre los estudiantes de mayores ingresos (decil 10).

“Detrás de esta gran división social entre la educación pública y privada, cada barrio y cada escuela congregan grupos cada vez más estratificados. Esta destilación socioeconómica atenta contra la cohesión social, la calidad educativa y la consolidación de la democracia misma. Urge implementar políticas para atenuar la segregación, como la articulación entre las políticas urbanas y educativas, la asignación de aportes al sector privado o los sistemas de inscripción de los estudiantes, para limitar las estrategias selectivas de las escuelas y las familias”, afirma Cecilia Veleda, doctora en Sociología de la Educación.

Al analizar el capital educativo de las familias, reaparecen las desigualdades entre el sector de gestión estatal y el sector de gestión privada. En las escuelas privadas, el 81% de las madres de los estudiantes terminaron la secundaria, y de ellas el 38% son universitarias. En contraste, en las escuelas estatales solo el 44% de las madres de los estudiantes completó la educación obligatoria, y solo el 10% terminó la universidad.

“El informe no deja dudas respecto a la capacidad de nuestro sistema educativo de reproducir las desigualdades sociales. El sistema hace muy poco para emancipar a las nuevas generaciones de las limitaciones de origen. Aunque aumentemos el porcentaje de niños y jóvenes que concurren a la escuela, las distancias relativas entre las jerarquías sociales se mantienen –advierte Guillermina Tiramonti, investigadora de FLACSO–. A las distancias existentes entre quienes terminan o no la secundaria, se agrega la segregación socioeconómica en dos circuitos, el público y el privado, que refuerzan la dinámica desigualadora a través de una socialización que encierra a cada sector en su propio mundo”.

 

 

 



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!