Hoy es lunes 21 de octubre de 2019 y son las 06:16 hs. ULTIMOS TITULOS: Watchmen: así comenzó la nueva serie de HBO / "Cuidado Grabois contigo", dijo José Luis Espert en el debate y éste le respondió / Corrupción, droga y ¿ballottage?: los cruces más calientes entre Macri y Alberto Fernández / Quién ganó el primer debate presidencial 2019 / Los memes también participaron del primer debate presidencial 2019 / Las frases más picantes del debate presidencial en la UBA / Euforia en el búnker de Roberto Lavagna tras el debate presidencial / Lo que no se vio en TV: las miradas, gestos y posturas que marcaron el debate / Debate presidencial: Mauricio Macri y Alberto Fernández se increparon en duros términos detrás del escenario / El globo de Cristina, el "bache" de Lavagna y "Micky Vainilla": las perlitas del debate / Santa Fe: polémica por un nuevo impuesto para mantener caminos rurales / Gane Macri o A. Fernández: estrategias para cubrirse con las retenciones actuales / Ryan Reynolds y Blake Lively mostraron a su bebé recién nacido con una original publicación / Quién es Micky Vainilla, el personaje de Diego Capusotto mencionado en el debate presidencial / Vitillo Ábalos inédito: la sorpresa de Juan Pablo II y los zapatos de Fred Astaire / Carlos Bianchi y Marcelo Gallardo: los técnicos más ganadores de Boca y River, con varias cosas en común / En las redes: qué opinaron los famosos del debate presidencial / Debate presidencial: Mauricio Macri y Alberto Fernández no se saludaron / Mauricio Macri planteó un abismo entre "nosotros y ellos" y puso a Alberto Fernández de lado de la corrupción / El dúrísimo mensaje final de Espert, con críticas a Macri y a Fernández /

30 de mayo de 2018
¿Te vas de birra con tu hijo?
La cerveza vuelve fuerte a papá y El vino vuelve lista a mamá.

Por: Por:Redacciòn FM Fleming con informaciòn de Agencias


“Como azúcar para los adultos”. El título del estudio ya te hace sentir fatal. Sería gracioso —como el de esos cómics que tengo en casa, La cerveza vuelve fuerte a papá y El vino vuelve lista a mamá—, si no fuese porque el estudio trata sobre el efecto negativo que tiene en los niños que sus madres y padres beban alcohol de forma esporádica y moderada. Aviso, la conclusión te hace sentir aún peor: verte achispado, aunque solo sea un poco y de vez en cuando, preocupa, avergüenza y angustia a tus vástagos. A tu salud.

Lo acaban de publicar dos instituciones (británica y escocesa) basándose en unas 1.000 entrevistas a hijos y padres que bebían entorno a 14 unidades de alcohol a la semana (el máximo recomendado por las autoridades sanitarias británicas: unas 14 cañas o 7 copas de vino semanales). Es un informe curioso porque no trata sobre los terribles efectos del alcoholismo o el abuso del alcohol en las familias, sino sobre las consecuencias del consumo moderado. O sea, el mío. Y probablemente, el tuyo. O al menos el de un 51% de los padres encuestados, que admitieron haberse entonado alguna vez delante de sus hijos. En inglés lo llaman estar tipsy, que suena igual de inocente que estar piripi. El 29% de los padres admitieron, además, haber estado alguna vez borrachos frente a su prole. Y uno de cada tres declaró que no pasaba nada si era una cosa excepcional. Una despedida de soltera. Una cena familiar. Fin de año. Francamente, que tire otro la primera piedra.


¿Y qué dijeron los niños? “Los impactos negativos sobre los niños arrancan en niveles relativamente bajos de consumo de alcohol por parte de los padres” explica el informe. Vamos, que no hace falta que bebas mucho ni con asiduidad para que se den cuenta de que bebes, de que ello te afecta y de que llevas una cervecita de más. Incluso, de que tienes resaca. Así, el 18% de los 1.000 niños se había avergonzado alguna vez de sus padres como resultado de su bebercio, el 11% se habían preocupado, el 12% había sentido que les hacían menos caso y el 15% habían visto trastornada su “rutina de acostarse”, ya fuese porque les habían mandado antes a la cama o más tarde de lo normal.

El Instituto de Estudios Alcohólicos, autor del informe, tiene su origen en el Movimiento por la Templanza, una iniciativa social de principios del XIX que promovía la abstinencia y que culminó en la Ley Seca. El título de que el alcohol es "como azúcar para los adultos" se lo dio uno de los niños entrevistados. Otro dijo que era “el lugar feliz” de los mayores.

Hasta aquí los datos.

Ahora entramos en el pantanoso terreno de las opiniones. En los medios británicos no han tardado en aparecer columnas encendidas en contra del enésimo estudio que culpabiliza a los padres por su comportamiento. Hay uno para cada “pecado”, eres culpable si pones mucho la tele, si ofreces alimentos procesados, si usas el móvil cuando estás con ellos, si no les convences para comer verdura… Y ahora también si te tomas unas cañas (insisto, esto va del consumo moderado). El malamadrismo desacomplejado se ha vuelto a defender esgrimiendo que no es para tanto. Irse tarde a la cama o avergonzarse de tus padres no es el fin del mundo. Los niños son más “resilientes” (como ahora se dice “aguantan”) de lo que creemos. Además, lo importante es quererse, educar en la responsabilidad, la tolerancia y la proporción. Nadie es perfecto, dicen, cada cual hace lo que puede, ya está bien de hacernos sentir culpables. De acuerdo en todo, salvo en lo último.

Voy a romper una lanza por la culpabilidad que, como las copas, hay que tomarla con moderación. “Lo hago lo mejor que puedo” me suena a excusa facilona, tanto como cuando tu madre te dice que eso que hacían en los setenta y que ahora parece un pecado capital de la crianza no era para tanto porque “tú no has salido tan mal”. Ya, mami, pero igual podría haber salido mejor. Alucina, cabe esa posibilidad.

Como madre, ¿hago lo que puedo? Yo desde luego no. Lo podría hacer mejor. Muchas veces hago más bien lo que quiero. Si me voy de cañas y pido una tercera, o si me tomo un vino de más en una comida dominguera delante de mis niños, no es porque ya tengo bastante con lo que tengo ni porque forma parte de mi cultura ni porque les educo en la realidad de la vida ni porque les doy espinacas y me lo merezco. No lo hago porque soy incorregiblemente imperfecta, pero les amo. Ni porque no pasa nada. Ni siquiera porque me equivoco. Yo me tomo las cañas porque me da la gana y me apetece. A sabiendas de que igual, para mis niños, sería mejor que no lo hiciese. Y, horror, me siento culpable por ello (aunque no tanto como para dejar de hacerlo).

Basta ya de hacerme sentir culpable (y aguafiestas y rancia) por sentirme culpable.

Todo apunta a que hay cosas mejores que otras, a que es mejor no beber ni fumar frente a los niños (ni a escondidas, ay), no enchufarles al iPad, no darles chuches, no alimentarles viendo la tele... Si hacemos lo contrario solo me parece razonable al menos sentirnos culpables. Un poco, lo justo. Las consecuencias no son dramáticas, tampoco lo debería ser la culpabilidad. Pero oye, ya está bien de negarse a sentir la punzada. Esa que a veces te empuja a hacerlo mejor. Y otras, simplemente a pedir otra birra.



COMPARTIR:
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








SALTA

7.2°C

Despejado

LA RADIO EN VIVO

 

Estamos escuchando

PANORAMA INFORMATIVO

de 06.00 a 07.00

 

El evangelio de hoy

 

La iglesia recuerda a Santa Mónica-Evangelio de hoy según San Lucas(4,38-44.)- Jesús dijo:«Es necesario que proclame el reino de Dios también a las otras ciudades, pues para esto he sido enviado..»

 

TAPAS DE DIARIOS

 

 

 

 

 

 

HORÓSCOPO

 
Géminis
GEMINIS (del 22 de mayo al 21 de junio)

Hoy caerás en cuenta que necesitas frenar un poco el ritmo de vida que estas llevando. Ve de a poco y con paciencia. No te apresures a tomar decisiones ahora que tu pareja parece haber terminado. Tomate tu tiempo para todo. Deberás madrugar hoy para adelantar trabajos pendientes que a los que no podrás dedicarte durante el resto de la jornada.Sugerencia: No te empecines en continuar con aquello que sabes no tiene futuro. Que no te tiemble el pulso para hacer un borrón e iniciar una cuenta nueva.

 

RadiosNet